Skip to content

LA IMPOTENCIA (II)

Javier Vásquez

Continuando con el artículo de la semana pasada, ahora nos centraremos en la prevención y en el manejo de esta patología. Para prevenir se necesita principalmente:

  1. Llevar un estilo de vida sano, evitar la comida chatarra, frituras y exceso de harinas. Optar por las verduras, el pescado y los mariscos.
  2. Evitar alimentos afrodisíacos porque no se ha demostrado que sirvan.
  3. Tener adecuados estímulos eróticos es necesario.
  4. Evitar el miedo, la ansiedad y la depresión.
  5. Hacer ejercicio. Los hombres sedentarios y con impotencia que hacen una actividad física mejoran en un 30% las erecciones.
  6. Evitar fumar, esto produce un espasmo de la arteria del pene, altera el almacenamiento de sangre y produce la liberación de sustancias que lo relajan impidiendo la erección.
  7. Tener erecciones frecuentes, pues mejora la oxigenación peneana previniendo la impotencia.
  8. Si la erección pierderigidez y lograrla es cada vez más difícil, consulte rápidamente a su urólogo.

Los tratamientos más frecuentes son:

  • Psicoterapia y terapia conductual.
  • Terapia transuretral y de inyección. Consiste en inyectar medicamentos en el tejido eréctil para relajar los músculos lisos del pene y permitir que tenga lugar la erección.
  • La apomorfina estimula la actividad de la dopamina en el cerebro pueden aumentar el deseo sexual y con ello facilitar la erección.
  • Sildenafilo (Viagra). es el medicamento oral que ha mostrado resultados más prometedores. En los estudios realizados, el sildenafilo mejoró las erecciones en 3 de cada 4 participantes. Su acción comienza en 30 minutos después de la ingesta y dura hasta 4 horas. No se recomienda más de una tableta al día.
  • Tadalafilo, se administra por vía oral,​ mejora la circulación al relajar los músculos que rodean el pene para lograr que sus vasos sanguíneos se dilaten, su acción puede durar hasta 36 horas en el organismo.
  • Yohimbina, existe evidencia de que puede mejorar la erección en un tercio de los hombres con disfunción eréctil leve, sobre todo en combinación con el antidepresivo trazodone.
  • La testosterona está indicada sólo en hombres con hipogonadismo (niveles bajos de testosterona), puede utilizarse por vía oral o en parches.
  • Dispositivos de aspiración (bombas de vacío). Colocación del pene en un cilindro plástico hermético, donde se crea a continuación un vacío, lo cual causa que la sangre fluya hacía el pene. Después se asegura una banda alrededor de la base del pene para retener la erección, y el cilindro se retira. La falta de espontaneidad de este método es el inconveniente principal.
  • Implantes peneanos, son unos cilindros de silicona de estructura anatómica, dos de los cuales se introducen en los cuerpos cavernosos del pene y producen la rigidez necesaria para una buena y adecuada relación sexual. Existen diferentes vías y técnicas para implantar la prótesis; la intervención dura aproximadamente 45 minutos. Mediante una incisión de la piel de 3-4 cm en la parte inferior del pene y en la raíz del escroto, se llega a los cuerpos cavernosos, donde se colocan las dos prótesis correspondientes, con un porcentaje de complicaciones mínimo.

– Cirugía vascular. Para los hombres cuya disfunción eréctil sea causada por   problemas de las arterias o las venas del pene, la cirugía vascular puede ser una opción. Se practican dos tipos de operaciones:

  • Cirugía de revascularización (anastomosis): conexión de una arteria de la pierna con las arterias del dorso del pene, con lo que se desvía cualquier bloqueo y aumenta el flujo sanguíneo.
  • Ligadura venosa: se realiza cuando el pene no puede almacenar una cantidad suficiente de sangre para mantener una erección. Se atan o se extirpan las venas que están causando un drenaje excesivo de sangre del pene.


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /secondary/proycontracom/public_html/wp-includes/functions.php on line 5275