Skip to content

21 de diciembre, 18: 11 p. m

Ese día y a esa hora entraba el invierno aquí a esta parte del sur de Europa, el aire está más gélido, quería penetrar en mis carnes. También de acuerdo a las personas del tiempo sería la noche más larga del año y a partir de ahí el día iría ganando a la noche (que consuelo). He proclamado mi devoción al invierno, es la estación donde puedo dedicarme casi religiosamente como un monje a la lectura. Mientras esto ocurría en la temperatura ambiente leía como un poseso y saltando como un grillo de un libro a otro y sin darme cuenta estaba envuelto en una crónica del escritor Antonio Muñoz Molina sobre la historia de un activo militante ecologista Bill McKibeen, profesor en Middlebury College, en Vermont en Estados Unidos de América (Estado norteamericano de una gran conciencia ecológica y cívica y de reconocida vida comunitaria) y de Kirk Webster un apicultor solitario y fuera de lo común. Mientras uno está en manifestaciones, entrevistas en la tele, mítines, promoviendo acciones de desobediencia civil y protestas no violentas; él otro, Webster, va a su aire y dedicado a sus abejas estudiando su comportamiento y logra cruce genéticos de ellas para hacerlas más resistentes a la epidemias e intoxicaciones de productos químicos. Aunque con agendas mis distintas estos ecologistas comparten momentos cuidando a las abejas. Es una buena metáfora que la acción en los foros y el trabajo silencioso se complementan como muestra este tándem ecologista. Estas son acciones luminosas en un mundo que cada día camina al desfiladero. Donde todo se traduce a cuestiones simplistas como el burdo análisis económico sin tener en cuenta variables ambientales y sociales. Hace unos días se publicó la denuncia de una organización indígena, Pueblos Indígenas Amazónicos Unidos en Defensa de sus Territorios (PUINAMUDT) donde se mostraba los daños de la explotación petrolera en pleno corazón de la Reserva Nacional Pacaya Samiria [asentada y superpuesta en territorio Kukama y donde se planea una explotación petrolera por el lado del Puinahua], son impactos seriamente negativos al entorno natural, al ecosistema manejado por la población Kukuma pero a la inversa de McKibben y Webster los ecologistas en la floresta han huido a poner sus posaderas en un cargo público donde callan por omisión o simplemente se han declarado de vacaciones.

 http://observatoriopetrolero.org/

 http://www.youtube.com/watch?v=O3C-18Nf_Aw

http://notasdenavegacion.wordpress.com/

 

 

 

 

1 thought on “21 de diciembre, 18: 11 p. m”

  1. Y desde una posicion en que te atrapó el invierno, facilmente te pones en la posición de criticón….
    A quien le interesa si elaire gélido casi penetra en tus carnes (Si consiguiera entrar parecerías un globo).

    Te interesa en verdad la RNPS, o es por colocar algo que lejanamente podria sacudirte del silencio en que tus posaderas te han conducido al comodo reducto invernal de la madre patria????

Comments are closed.


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /secondary/proycontracom/public_html/wp-includes/functions.php on line 5275