Ensañamiento

390
18
Compartir

Ensañamiento

ESCRIBE: Jaime Vásquez Valcárcel

Ahora resulta que el doctor Francisco Dongo Arévalo no tiene quién le defienda. Por lo menos no en público. Y quienes inicialmente aparecieron en la escena del hotel Princess como defensores afirman que lo hicieron por pedido del decano del Colegio de Abogados de Loreto por una cuestión gremial. Pero no solo se limitan a eso sino que, tal como señala el doctor Walter Villacorta en esta misma edición, afirman que existe un ensañamiento de cierto sector de la población, prensa e instituciones defensoras de los niños para que Dongo sea llevado a prisión. Cuidado, cuidado.

Quien escribe esta columna es de aquellos que piensa que el ingreso a prisión de una determinada persona no contribuye a rehabilitarla y muchas veces se presta a desviar la atención al escándalo y no a desterrar el delito que se comete. Y, aún más, soy de aquellos que piensa que las cárceles de este país no está hacinada por gente que merece privársela de la libertad. Que en la mayoría de los casos quienes deciden el ingreso de una persona al penal se equivocan. Doctrinariamente se podrá discutir si las cárceles cumplen el rol rehabilitador para el que se crearon. Y las cárceles, esos antros que antes servían para arrinconar a los políticos que se oponían al statu quo, hoy sirven para degradar la condición humana. Y, ya pues, en las cárceles las pasa mejor quien más tiene y hasta puede fugarse si lo desea. Challapalca con su última fuga y el de Guayabamba con su obra inconclusa –como evidenció ayer el diario “La Región”- son la expresión terrible del sistema carcelario en el país.

Dicho esto solo queda reafirmar que por lo menos en esta diario no existe la mínima voluntad y menos la intención de presionar para que Dongo varíe su condición de comparecencia restringida. Solo nos anima la búsqueda de la verdad. Llegar a ella no es fácil porque desde un primer momento Dongo trató de esquivarla con argumentos que nos parecen risibles como el de citarse con su pareja en el hotel. Aquello era rebatible desde todo ángulo pero entendible por la desesperación inicial.

Ya basta de culpar a la prensa. Dongo está en esta situación porque “cometió un error”, según el abogado Villacorta. Hay otros que consideran que es más bien un delito. Me encuentro entre los segundos. Pero de ahí a pensar que metiéndole a la cárcel va siquiera a cambiar de errores hay una enorme distancia. Lo que debemos lamentar es que quienes lo defienden intenten encontrar ensañamiento donde hay solo la intención que nuestras niñas no sean prostituidas con la complicidad de todos. Unos por omisión, otros por acción. Por lo menos aquí no vamos a omitir continuar abordando el tema porque el proxenetismo no pierde actualidad precisamente por personajes como Dongo que cada cierto tiempo nos ponen en el rostro lo más horrible de una sociedad.

(Visited 42 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorJhodernet
Artículo siguienteEl fin de una desgracia

18 Comentarios

  1. VICTOR RAUL….,,,,,,sabes que las niñas no pueden ser ultrajadas bajo ningún concepto ESTO TIENES QUE TENERLO BIEN CLARO…nadie esta jugando las actitudes morales de las personas si van o no a un hotel ,,, acá el asunto es que un delincuente de cuello y corbata con alevosía y ventaja teniendo conocimiento de la ley que el mismo imparte violo a una menor ESO ESTA MAS CLARO QUE EL AGUA, ubícate bien antes de opinar cualquier tontería

    • la cuestion no es solo presuncion sino la accion, pero teniendo pruebas fehacientes, y teniendo siempre la libertad de expresion de cualquier persona que hable en este medio y no tratando de menospreciar a los demas, “supuestamente teniendo o no la razon” hay que saber escuchar callados y tener buena cohesion de expresiones intelectuales ya que predomina de uno como ser humano, y de por medio no incitando a la poblacion a actos bandalicos como lo estas proponiendo ya que no estamos haciendo nada para actuar contra estos bandalos de corbata como vosotros lo llamas, asi que mas TOLERANCIA MI ESTIMADO…no salgo a defensa de nadie, solo de la libre expresion…saludos

  2. Sr.Vaquez el fin de una sociedad es la familia, no permitamos que gente como “Dongo” quede impune al tentar contra las niñas y destruir familias que si bien es cierto no están bien constituidas no le da derecho a proliferar la prostitución valiéndose de su investidura a sabiendas como hombre de ley ha cometido un delito con alevosía y ventaja….el problema social de las cárceles es otro tema …y para este sinvergüenza de Villacorta de opinar”como un error que pudiera haber cometido el tal Dongo hago un llamado a la población iquiteña de condenar esta clase de comentarios porque denigra la integridad de la mujer…………..estoy con Ud Sr Periodista no claudique en esta clase de comentarios y denuncie estos hechos que estamos para apoyarlo

  3. Y va pasando la vida. Como dice aquella canción que un dia fue concursante de uno de los primeros festivales de la canción de la Amazonia, y así como la canción, también el tiempo pasa, viene el silencio luego el paso final, el olvido por cansancio y por otros intereses ya exógenos por parte de quienes aún siendo parte involucrada terminan aceptando que el único que cometió delito es el proxeneta, para quien sí hubo carcel inmediata; me pregunto alguien tiene a buen recaudo los celulares de todos involucrados en este caso?el abogado cHongo ,Perdón Dongo no conoce A Pongo Discúlpen Proxeneta,la policia cuando llegó al Burdel oh! hotel tomó el manifiesto a la novia del abogado?. Si estuvo con ella debe figurar en los registros de hospedados con boleta de registro llena .la ninha como ingresó al local, pero nadie habla de la novia del abogado.
    Todo esto escribo por cuanto soy defensor y me enoja que a todas las chicas y mujeres de la amazonia les caiga el stigma de la facilidad sexual . peor aún desgraciadas por la misma gente que dice imparte justicia y son formadores de futuros abogados.
    Entonces pensemos un poco ,se merece enviar a la cárcel solo al facilitador ó son ambos quienes deberian enfrentar los cargos desde allí?,al culpable lo encuentra la justicia la sociedad será espectadora del desenlace y el periodismo informará mas no inclinará la balaza a uno u otro lado.

Comments are closed.