Skip to content

Contrapunteo – Enero 31

Emergencia

ESCRIBE: Jaime Vásquez Valcárcel

No se ha declarado en emergencia pero estamos en emergencia. Me dejo entender, diría Chema Salcedo. Han muerto once personas con dengue en los últimos 30 días y hay deudos que están seguros que sus familiares murieron por dengue, aunque los informes médicos señalan que es por leptospirosis, esa enfermedad tan rara que transmiten las ratas con su orine maldito. El decano del Colegio Médico, Javier Vásquez, pide que se declare en emergencia porque eso facilitará la lucha contra el dengue. El doctor Herman Silva pide que no se espere más muertos para declarar la emergencia. El doctor Carlos Calampa afirma que lo de la emergencia es una cuestión política, olvidándose que ocupa un cargo político y que su cargo es emergente. Claro, debo decir que con todas sus dudas y murmuraciones Calampa es el más idóneo en ese puesto para esta coyuntura aunque ningún periodista conozca a su jefe(a) de imagen. El doctor Martín Casapía, epidemiólogo y director del hospital más grande de la región Loreto, no sabe qué cara poner cuando los familiares de los fallecidos le piden una explicación.

Vásquez Valera señaló que no es necesario declarar en emergencia toda la región Loreto porque el dengue se padece sólo en la capital de la provincia de Maynas y en los hospitales de Iquitos existen camas suficientes para atender a los contagiados por esta enfermedad. Y pidió una reunión donde el consenso sea decisivo para declarar en emergencia. Aunque me suena en los oídos que para llamar a la inamovilidad un miércoles que aún tengo el recuerdo, primero fue la decisión después el consenso. Al cadáver de una niña de 13 años se le practicó la autopsia para conocer las causas de su muerte, aunque sus familiares señalan que fue el dengue que la mató. “La enfermedad viral ya va cobrando 15 muertos en Iquitos. Pese a la propagación del mal, el departamento no ha sido declarado en emergencia” escribe Peru21. “Dengue mata embarazada” señala “El popular”. Mientras titubeó sobre todo esto y más me confirman que un biólogo se ahogó en las aguas del Alto Nanay cuando iba a fumigar para que el dengue no nos fumigue a todos. Tan desconcertados estamos que primero se afirma que desapareció, luego que se rescató y a los pocos minutos que volvió a desaparecer el cadáver del biólogo. Así estamos en este pánico no sólo de dengue sino de información.

El Alcalde Charles Zevallos está más de una semana en Lima. El regidor de Fuerza Loretana –que se supone es de oposición a la actual gestión- gestiona 337 mil soles para gastar en el carnaval iquiteño y quiere traer a los hermanos Yaipén pagando 45 mil soles cuando todos los demás queremos hermanarnos en la lucha contra el dengue. Qué pendejo este regidor. Mil veces pendejo. Un millón de veces pendejo. Su nombre: Igoraldo, por si no lo sabían. Está bien que la vida sea un carnaval pero los políticos no pueden carnavalizar (me dejo entender, diría Chema) la función pública. A ver, a ver, salgan los sachas de todo a lanzar pronunciamientos en contra de la carnavalización de los escasos fondos de las municipalidades. Todos los sachas vociferen a los mil vientos que ya está bueno de payasadas. Y yo, aquí, esperando, que el celular suene de madrugada, para informar de un nuevo fallecido por dengue o lo que sea. Mientras tanto debo alegrarme porque gozo de dos horas diarias de agua porque otros pobladores no tienen ni una y eso que más de dos décadas nos prometen que el agua llegará hasta el quinto piso. Así es la vida de caprichosa. Mejor cierro los ojos y veo tú cara, como escucho exclamar a “Los abuelos de la nada” porque al final, nada somos.


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /secondary/proycontracom/public_html/wp-includes/functions.php on line 5275