Skip to content

Madre exige justicia

Policía investiga muerte de niño durante desalojo

Los familiares del menor exigen justicia y que se investigue a fondo este caso. Además varios pobladores aseguran que el proyectil disparado vino de uno de los policías y que ahora están tratando de tapar la verdad.

Una familia sufre la pérdida de su niño quien murió durante el desalojo que se realizó este último jueves en horas de la tarde en el sector de Palo Alto y San José – XVI, ubicado en el km. 2.5 de la carretera Santo Tomas.

El menor Wilson Daniel Cabral Ahuanari,  de 13 años,  tuvo una trágica muerte al ser impactado por un proyectil de arma de fuego a la altura de la espalda.

Los familiares del menor señalaron que se debe a dar a conocer la verdad y no mentiras, ya que el menor no formaba parte de los invasores ni tenía familia en ese lugar, simplemente se fue a curiosear pensando que había un incendio cuando en realidad se trataba del desalojo.

La señora Jessica Ahuanari, de 34 años, madre del menor fallecido, señaló que su niño llegaba del colegio y al ver la humareda pensó que se registraba un incendio y por curioso se dirigió hasta el lugar donde fue su muerte.

“Mi niño no merecía morir, era tan chiquito, tenía tanto sueños, metas que cumplir y ahora todo se acabó en un abrir y cerrar de ojos. Él solo se fue a ver qué era lo que sucedía junto a su amigo, pero cuando estaban allá se dieron cuenta de que se trataba de un desalojo. La policía atacaba al igual que los invasores y cuando quisieron correr y protegerse fue ahí que le cayó una bala por la espalda, su amigo pensó que se estaba ahogando por el humo. Mi hijo gritaba de dolor, los efectivos policiales no quisieron atenderle pero ya en el hospital no resistió y murió”, sostuvo entre lágrimas la madre.

Los restos del niño se vienen velando en su vivienda ubicada en la calle Las Flores, en el asentamiento humano El Terminal.

Como se recuerda el terreno que se procedió a desalojar pertenece a Noe Cheglio Antonio donde unas 70 familias se apoderaron del lugar aduciendo que no tienen dónde vivir y que exigían negociar pero que no iban a abandonar su predio.

Un promedio de 150 efectivos policiales participaron de este desalojo donde encontraron a casi 400 personas quienes bloqueaban la vía con la quema de llantas, los mismos que violentamente lanzaron objetos contundentes como palos, piedras y otros elementos peligrosos en agravio de los efectivos policiales y Ministerio Publico.

Fue entonces que los agentes policiales hicieron uso de agentes químicos como gases lacrimógenos y disparos con cartuchos de proyección disuasiva, fue en esas circunstancias que moradores del lugar advirtieron la presencia de un menor fue herido siendo auxiliado por personal policial a bordo de un vehículo patrullero y trasladado hasta el hospital Iquitos.

El Servicio de Emergencia del hospital confirmó el deceso del menor quien fuera diagnosticado por el Dr. Carlos Arévalo Vargas: “Shock Hipovolémico por Proyectil de Arma de Fuego”, el mismo que le extrajo un proyectil de arma de fuego.

Proyectil que produjo deceso de menor es de uso civil y no policial, ni militar

Este último miércoles se llevó a cabo una diligencia de Defensa Posesoria en el predio ubicado en el sector de Palo Alto y San José – XVI, ubicado en el km. 2.5 de la carretera Santo Tomas, el cual estuvo invadido por unas 70 familias.

Un menor identificado como Wilson Daniel Cabral Ahuanari (13), murió producto de un proyectil que fue impactado por la espalda.

De inmediato, peritos balístico forense del Departamento de Criminalística, Médico Legista de la División de Medicina Legal Dr. Fernando Pacaya Flores, Abg. Nadia Orbe Pinedo – Fiscal de la 5ta. Fiscalía Provincial Penal de Maynas y personal policial de la Comisaría de 09 y del Departamento de Investigación Criminal procedieron con las diligencias de Ley, siguiendo los protocolos establecidos para estos casos.

Se concluyó, que el proyectil habría ingresado por la región del glúteo derecho del menor, ocasionándole una herida de forma oval con una dimensión de 0.4 cm x 1 cm de diámetro, disparado por un arma de fuego calibre aproximado de 3.80 mm con trayectoria de atrás hacia adelante – ligeramente de abajo hacia arriba, el cual cuenta con 06 líneas helicoidales y de material plomo encamisado color cobrizo con un peso de 6.13 gramos, proyectil que es utilizado para armas de fuego de uso civil, más no de uso policial, ni militar.

En tanto, la policía nacional con participación del representante del Ministerio Público continúan las investigaciones para identificar y dar con el paradero del o las personas que habrían ocasionado el disparo que impacto en el menor.


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /secondary/proycontracom/public_html/wp-includes/functions.php on line 5277