IQUITOS TIENE POBLACIÓN INDÍGENA QUE NO ES ATENDIDA

 Dice párroco de “La Inmaculada” de Punchana, Miguel Ángel Cadenas.

El párroco de la Iglesia “La Inmaculada” de Punchana, Miguel Ángel Cadenas, lamentó la situación en que viven los pobladores que llegan de las riberas y que se instalan en zonas donde no tienen acceso a servicios básicos. “Duele ver a gente que vive cerca a los desagües y que vino para estar mejor, pero lo hacen en peores condiciones que en el lugar de origen, Iquitos tiene una población indígena que no es atendida”, dijo el sacerdote.

Fue al referirse, por ejemplo, a la forma en que se han instalados los habitantes del Puerto Masusa o los que están detrás del hospital de EsSalud. “Detrás de EsSalud los pobladores reclaman agua porque el Estado les dice que se laven las manos, pero no tiene dónde recoger agua”, lamentó el párroco.

“Cómo es posible que vivan en esas condiciones. Muchos están peor que en la ribera, sobretodo en cuestión de alimentación y eso genera violencia y problemas de salud porque el acceso a la vivienda y educación de calidad se los niega al tenerlos así”, dijo a Pro & Contra Digital el sacerdote agustino.

Trató de explicar un poco la realidad de esos pobladores afirmando que si bien es cierto que existen semejanzas entre los pobladores ribereños y de la ciudad también es evidente que son vivencias distintas. “Hay que ver la periferia de Iquitos una mañana y observar el drama de esa gente. Mujeres mayores de 50 años que no pueden coger el micro porque el precio de los pasajes ha subido, cómo podemos hablar de derecho a la vida así”, expresó.

Miguel Ángel Cadenas reveló que acompaña cinco años a varios comités vecinales ubicados detrás de EsSalud en Punchana para que tengan buen desagüe y “en primera instancia nos dieron la razón y los municipios de Maynas y de Punchana han apelado, es decir quienes deberían asegurar ese derecho al final son los opositores a esas pretensiones”.

Cómo sobrelleva esta situación de pobreza de la gente, le preguntamos. “Es duro, pero yo confío en Dios y cuando rezo el Padre Nuestro en la parte que dice “venga a nosotros tu Reino” es que no pierdo la esperanza. Te invito a ver cómo la gente vive prácticamente en los desagües y que no está pendiente del ruido político o que se cambie a un ministro, porque eso no significa nada… esa gente necesita comer, necesita agua. Me duele esta realidad porque soy humano”.

Recordó el pasaje bíblico donde Jesús nos dice sobre cómo recoger a un samaritano, el dolor ajeno no nos debe ser ajeno, nunca. El dolor ajeno rebela nuestra vida. Los agustinos solventaron toda mi formación y es hora que yo acompañe a personas a mejorar la vida, hay que apoyar a la gente para mejorar sus condiciones de vida.

Un dato adicional: El trabajo de Miguel Ángel Cadenas se conoce más fuera de Iquitos, en los últimos meses le han entrevistado de varias partes cadenas internacionales de noticias. Pro & Contra siempre conversa con él, desde que se instaló en Santa Rita de Castilla y ahora que es párroco de “La Inmaculada” su trabajo hacia la gente más necesitada sigue siendo el mismo: acompañar en la exigencia de derechos básicos.

 

DATO: “Es dolorosa esa realidad pero hay que hablar de eso cuantas veces sea necesario. En tema de invasión hay que preguntar si el Estado adecúa terrenos para viviendas y planifica centros de salud, colegios buenos, parques. No hay derechos a ese sufrimiento de la gente que viene de la ribera a la ciudad”, dijo Cadenas.