Skip to content

El gran Agapito

No sólo es grande por su estatura. Total, eso es una cuestión genética. Es grande por su don de gente. Y porque teniendo un oficio incomprendido siempre se hizo respetar dentro y fuera de las canchas. Agapito Piñeiro fue árbitro y siempre soplaba el silbato cuando se hacía necesario y mostraba las tarjetas igual. Un recuerdo en los archivos de este diario.


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /secondary/proycontracom/public_html/wp-includes/functions.php on line 5277