Skip to content

No sólo el Congreso, también profesionales y académicos

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.0.47″][et_pb_row _builder_version=”3.0.48″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.0.47″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_text _builder_version=”3.0.74″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”]

Se equivocan quienes creen que la corrupción está focalizada en el Congreso de la República y que los 130 representanteselegidos por el pueblo son la excepción a la ética y respeto a la ley. Tampoco secrea que Héctor Becerril, Mauricio Mulder, Úrsula Letona, Leyla Chihuán, LuzSalgado, Rosa Bartra y más representan el ala despreciable de un Parlamento quetiene en sus filas a Yonhy Lescano, Martín Arana, Daniel Salaverry, PatriciaDonayre y más que representan lo mismo que los nombrados anteriormente sólo queno son “el blanco” mediático que los coloca como los buenos o malos, según labancada en la que están alineados. La clase política está desprestigiada, esverdad. Pero los profesionales y representantes académicos en nuestra sociedad sonigual o peor, ya sea en argumentos como en comportamiento.

Las afirmaciones del abogado defensor del congresista Moisés Mamani, Alberton Bautista, en el sentido que el acoso sólo puede darse cuando es de la cintura para arriba y no de la cintura para abajo no sólo recuerda la desesperación impregnada de irracionalidad en el intento de explicar una situación que a todas luces pinta de cuerpo entero a suspendido congresista. Es verdad que con Mamani se ha hecho una tragicomedia mediática que es imposible pensarla con alguien como el exministro de Trabajo, Bruno Giuffra, aquel de la frase “cómo
es la nuez”, pero todo lo que se ha hecho y dicho -en favor y en contra- en
torno al tocamiento indebido hacia la aeromoza refleja a la sociedad peruana.

Las explicaciones -en cadena televisiva de la propia universidad- dadas por el rector de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Marcial Rubio, sobre el cobro indebido y escandaloso a los universitarios en el tema de las moras refleja la decadencia de una autoridad universitaria que, por serlo, debería ser ejemplo de consecuencia e idoneidad. Rubio ha dicho con total desparpajo que se han visto “imposibilitados de cumplir la ley” porque tenían un problema legal de propiedad de la universidad que no les permitía mantener las remuneraciones de quienes trabajan para esa casa de estudios. Y que, en lugar de aumentar las pensiones, decidieron cargar moras ilegales y abusivas en contra de los estudiantes. Tal explicación, serviría para justificar cualquier otro tipo de delitos. Los estudiantes han llamado robo a este cobro, otros la han calificado de hurto, pero el rector de una de las “mejores” universidades del país, quiere pasarlas como si nada. Van a devolver lo cobrado arbitrariamente y ni siquiera una disculpa. Eso refleja el nivel al que ha llegado nuestra clase académica.

Por eso es ingenuo que se crea que con los resultados del referéndum del domingo pasado comenzará una nueva forma del quehacer político. Porque el mundo académico y profesional está en total crisis y son ellos los que alimentan el mundo político. No es, pues, cambiando políticos que vamos a comenzar el gran cambio que el país necesita.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /secondary/proycontracom/public_html/wp-includes/functions.php on line 5277