5 claves para ser una mujer independiente

135
0
Compartir

900c-salud-emocional-small

Existen dos tipos de independencia que son vitales en la vida para tener un mayor crecimiento personal, alcanzar nuestras metas y ser plenas: la emocional y la económica. Ambas son muy importantes para que nos sintamos completas y no dependamos de nadie para ser felices. Ser independiente no significa excluir a los demás de tu vida o creer que puedes hacerlo todo solo, significa hacerte responsable de tu propia vida, de tus acciones y decisiones.

A continuación te presentamos 5 claves para ser una mujer independiente:

  1. Cuida tus emociones

Este es el paso más difícil, pero también el más importante para alcanzar la independencia emocional y sentirte bien contigo misma. Para ello, lo primero que debes hacer es conocerte a ti misma e identificar ¿qué quieres y qué no? ¿Qué te gusta y que no? ¿Qué puedes aceptar y qué no? Con respecto a tus relaciones personales (amigos, familia, pareja, compañeros de trabajo) y a partir de ahí podrás tomar decisiones, y podrás permanecer con aquellas personas que te hagan bien y alejarte de aquellas que te dañen, o bien transformar tus relaciones. Esto te dará mucha paz espiritual y estabilidad emocional.

  1. Responsabilízate de tu dinero

Buscar una manera de ganar tu propio dinero y aprender a administrarlo de forma responsable, es un aspecto fundamental para alcanzar la independencia económica. Debes aprender a definir en qué si te conviene gastar y en qué no, qué gasto podría ser una inversión a largo plazo y qué gasto es innecesario.

  1. Disfruta de tu soledad

Este paso también es fundamental para que te conviertas en una persona independiente y no generes una dependencia emocional con nadie. En ocasiones el miedo a la soledad puede llevarte a tolerar o a estar con personas tóxicas que no te aportan nada. Aprender a estar contigo misma, conocerte y convertirte en tu mejor amiga y aliada, te ayudará a comprender que no importa quién se vaya o quién se quede en tu vida. La persona con la que convivirás siempre eres tú misma.

  1. Cultívate

Si bien es importante preocuparte por tu imagen física y trabajar en tu cuerpo, nunca debes dejar de lado tu mente. Recuerda que lo exterior se pierde con el tiempo y las ideas nunca se extinguen. Una mente culta siempre resultará atractiva para los demás, y lo mejor de todo es que aprender cosas nuevas te hará sentirte una persona más útil, más inteligente y más interesante. Además de que te ayudará a tomar mejor decisiones y a relacionarte con personas que aporten algo a tu vida.

  1. Trabaja en tu autoestima

Quiérete y valórate a ti misma, si no lo haces tú nadie lo hará. Nadie tiene la responsabilidad de decirte lo hermosa que eres o lo mucho que vales, y tampoco puedes depender de que alguien lo haga. Toma las riendas de tu vida y aprende a creer en ti y en tus capacidades. Busca cuáles son tus mayores fortalezas y explótalas al máximo. Recuerda que el trato que te des a ti misma será el mismo que te den los demás. Amarte significa respetarte, cuidarte, cultivarte, y actuar. No esperes a que las cosas pasen. Haz que sucedan.

 

(Visited 17 times, 1 visits today)

Deja un comentario