Magros tiempos

Las noticias que reseñan los de yahoo – cuya sede en España está en Cataluña, son dignas de los tiempos líquidos que corren. Muchas de ellas recogen la simpleza. Aparte de convertirse en el palafrenero del Club Barcelona que esté lanzando todos los días puyas contra el Madri, un poco que agota. Haga lo que haga el Madri es siempre negativo (eso de hablar del eterno rival, como dicen ciertos deportivistas y comentaristas, me parece un lenguaje bélico y nada deportivo). Sí en el último clásico hubiera perdido el Madri seguro que no queda ningún futbolista merengue vivo y menos el míster. Pareciera que en ese club se vive en el paraíso ¿será la tierra sin mal? En La Masia se vive en una concordia angelical que tiene como representante al querubín guardián de Piqué, que va repartiendo veneno por todos lados. Ojo, algunos jugadores del Madri no se quedan atrás. Así andamos. Un ejemplo de ese sesgo en transmitir las noticias es en lo relacionado con los papeles de Panamá de las cuentas corrientes en paraísos fiscales, para no pagar impuestos, hablan con la boca pequeña y casi sin oírlo mencionan a Messi como el diario “El País” apenas cita al presidente de Argentina Macri pero va en tromba con los dirigentes políticos en Venezuela o de nuestro mismísimo Premio Nobel que apareció con una cuenta abierta en Panamá. Un poco de ponderación o equilibrio al tratar las noticias, se les ve el plumero. Hace unos días entre las noticias que reseñaba yahoo estaba que una modelo muy cotizada en sus tiempos, y de más de cincuenta años todavía, en las redacciones, le llamaban “El cuerpo”. Amen que esa noticia sea sin importancia. Me vino a la memoria las personas que viven la tragedia de no querer envejecer dignamente. Debe ser muy triste que esta modelo se mire el espejo y por una arruga en su rostro vocifere y maldiga al cielo y la tierra. Es peor, es como si quisiera vivir de tiempos que fueron. Sabemos los que frisamos esos años que el cuerpo ya no es “El cuerpo” tiene sus goteras. Una de las enseñanzas que los estoicos nos han dejado es que hay que saborear envejecer. Hay que hacerlo en barricas y al golpe del tiempo como el buen vino.