Memorias falsas del mundial (II)

233
1
Compartir

En los mismas ciudades donde se realizaba el gran negocio de la de cuero o mundial del 2014, los 37 millones de pobres del Brasil, que ni siquiera pudieron obtener una entrada gratis para ver el partido inaugural, dejaron a un lado las protestas y se pusieron las pilas cargadas para agenciarse de fondos y realizar su propio campeonato universal. Fue así como ellos y ellas dejaron de ver los partidos por la televisión que había dejado la señal abierta para cablearse, y se dedicaron a fomentar parrilladas, bailes a la intemperie y otras actividades populosas.

El certamen de la pelota popular y de potrero, con sus lógicas y pertinentes limitaciones en trofeos, derechos de trasmisión, exoneración de tributos y contratos millonarios, se realizó en la localidad peruana de Islandia. Y fue una fiesta brava del amor a la casaquilla, del fútbol macho y de garra, del partido hasta el último aliento. No importó qué equipo, que llevaba el nombre de algún país remoto, hubiera ganado el premio mayor que era una pelota nueva. Lo que interesó era la vigencia del espíritu desinteresado del balón. Y, gracias a su ímpetu exaltado y gratuito, a su regreso a la inocencia de antes, se convirtió en un ejemplo donde se miraron otros países que no habían clasificado al mundial carioca. Ni a ningún otro mundial desde hacía años.

Pocos días después, en incontables lugares de la tierra, se multiplicaron los campeonatos ecuménicos sin grandes jugadores y sin el permiso y la cobranza escandalosa del señor Blatter. No está demás escribir que fue en el Perú donde ese tipo de campeonato prendió como fuego en parrilla. Esa devoción convirtió al aficionado peruano en otra cosa. Se le acabó el trauma de las reiteradas eliminaciones. Y se consideró un consumado mundialista porque esos certámenes se hacían cada mes.

(Visited 26 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorJhodernet
Artículo siguienteEstimado Jaime.

1 Comentario

  1. Los 37 millones de pobres no fueron a los partidos simplemente porque las entradas no son gratis…………quieren que sea todo gratis?, a ver cabrones que hagan un mundial en Cuba pues……allá los idiotas regalan todo a los comechados y convenidos………..

Comments are closed.