Un embudo

106
0
Compartir

Nuevamente la calle Requena se vuelve  un dolor de cabeza para todos. Autoridades, transeúntes, vendedores y transportistas. Lo cierto es que cada uno de los mencionados tiene su grado de culpa. Se hace esfuerzos pero al poco tiempo se diluyen y vuelve el desorden.

(Visited 35 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorA bombo y quena
Artículo siguienteUn pueblo que vive

Deja un comentario