Cuantas clases de amor conocemos

632
0
Compartir

[El verdadero amor merece ser difundido].

PERIODISTA:

Esta es una historia de amor, de recuerdos, de locura adolescente, de transformación social y de lucha por los ideales.

La mayoría de nosotros conocemos el amor de pareja, el amor de padres e hijos o el amor entre hermanos. Pocos o casi ninguno de nosotros está limitado o impedido a expresar el amor a nuestros familiares vivos con palabras, abrazos, con una visita, con una llamada telefónica o un correo electrónico.

Esta historia nos revelará circunstancias de personas que no pueden expresar sus sentimientos a sus familiares vivos, sin pesar que su sola presencia ante ellos los pondría en riesgo de muerte.

Esta narración cuenta la historia de un joven que perdió a su familia dos veces.

Permítanme compartir con ustedes el testimonio de amor más diverso que en mi carrera profesional he podido conocer.

Debo agradecer a mi prima Lucia que me impulso a conocer una lejana comunidad a orillas del río Napo donde pude conocer a CHECHO a quien le debo el desarrollo del mejor trabajo que he podido realizar en mi carrera.

Ahora permítanme transcribir la historia contada por CHECHO desde su perspectiva… CHECHO tiene la palabra.

 MIS RAÍCES

CHECHO, así me llaman los seres que me quieren. Soy hijo de agricultores caucheros, nací en las Brisas del Guayabero,  vereda del Municipio de Uribe del Dpto. de Meta en Colombia. Recuerdo a las Brisas del Guayabero como montañas en la Cordillera (Cordillera Oriental en Colombia), sierra con abundantes aguas, valles y llanuras con variedad de cultivos. Las Brisas del Guayabero está ubicada a unos 2500 metros sobre el nivel del mar entre el río Guayabero, la Sierra de la Macarena y la parte este de la Cordillera Oriental.

Permítanme buscar entre mis más profundos recuerdos la historia de mis raíces que estuve obligado a aprender y hoy agradezco poder contar parte de la historia de esas raíces que me fueron enseñadas.

La historia del municipio donde está ubicada Las Brisas del Guayabero está basada en el desarrollo de la zona -Municipio de Uribe Dpto. Meta- esta historia comienza con la búsqueda de petróleo por parte de compañías internacionales, quienes fueron abriendo los caminos que, hoy por hoy, conducen a Uribe. Sin embargo, debo reconocer que la colonización empezó a inicio de los años 20 cuando las sociedades HERRERA RESTREPO y URIBE HERMANOS, se dedicaron a la explotación del caucho. Cuando estas compañías perdieron el control, los trabajadores se vieron envueltos en luchas pereciendo muchos de ellos y emigrando otros;  luego sobrevino la quiebra cauchera y aunque los agricultores buscaban alternativas en la diversificación, la mayoría terminó emigrando de ésta colonia que en sus inicios estaba constituida por una plaza central, dos cables, una escuela y cinco chozas. Y el gobierno… ¿dónde estaba el gobierno? Me sigo preguntando hasta ahora; el gobierno (colombiano) no se preocupó por ayudar y darles a los agricultores caucheros oportunidades agrícolas que hubieran ayudado a que las familias se hubiesen desarrollado en la zona.

El Municipio de Uribe, debe su nombre al apellido de Antonio Uribe uno de los dos socios de la latifundista Compañía Colombia; que con la complicidad del gobierno explotó los inmensos bosques naturales de caucho en la región.

Y Las Brisas del Guayabero debe su nombre a los vientos que acarician sutilmente las aguas del río Guayabero y sus afluentes… Es  así como recuerdo a ese lugar.

Diego, Luis, Carlos y José son sus nombres pero yo los recuerdo como “Grillo”, “Negro”, “Jabón” y “Chupe”…,  amigos de la infancia…, muchos dicen que fuimos reclutados por las FARC pero en realidad no fue así.

Mucho antes de que me pasara a mí, escuchaba a mis padres que decían que algunos de nuestros familiares y conocidos habían sido reclutados a la fuerza por la guerrilla y para entonces la palabra reclutado no me sonaba tan mal.

Ahora lo tengo claro, nadie puede usar el término reclutado a la fuerza cuando la acción real es un secuestro… y eso nos pasó al “Grillo”, “Negro”, “Jabón”, “Chupe” y a mí… nos secuestraron. Me es difícil recordar y poder precisar el día exacto pero recuerdo que fue al día siguiente que “Jabón” había cumplido los 14 años.

Volear con machete los campos…, era un trabajo que me enseñó mi padre desde muy pequeño, lo realizaba con “Grillo”, “Negro”, “Jabón” y “Chupe” con gran prisa porque luego podíamos ir a jugar y en muchas ocasiones   hacíamos travesuras propias de la edad.

Se me hace difícil recordar y expresar el amor que le tengo a mi madre, a mi padre, a mis hermanos y amigos, pero estoy muy agradecido por esos pocos años de infancia a su lado, al haber pasado mi infancia en Las Brisas del Guayabero, al haber podido correr en el campo libremente.

 MI FORMACION EN LAS FILAS

Lo irónico de la vida fue que  mi inicio en las filas hizo  que termine con mi antigua vida. Este inicio se relaciona con la condena o muerte a mi familia si yo regresaba con ellos.

Mis amigos -“Grillo”, “Negro”, “Jabón” y “Chupe”-…, no he vuelto a saber de ellos desde aquel día, es seguro que les pusieron otros nombres y quien sabe por dónde estarán … espero que estén mejor que yo.

Luego de aquel día de mi secuestro estuvimos caminando por unos diez días hasta llegar a un campamento donde todo era nuevo para mí, en realidad era como en algún momento de mi corta vida me había imaginado sería la formación militar y muy aparte de molestarme o pasarla mal, me adapte relativamente fácil. Era evidente que a mi corta edad – 15 años-  de política o ideología no entendía nada.

De la poca información sobre el lugar donde empezaba una nueva vida para mi pude conocer que se trataba del Municipio de Puerto Gaitán por inmediaciones del río Planas.

Me inicié como miliciano, mercader de coca, luego ingresé a un curso militar y luego me envolvieron en las normas de los revolucionarios, y de ahí en adelante fui confinado a un campamento y nunca más salí.

Diez años en las filas de las FARC me enseñaron a tener la moral alta, recuerdo con tristeza como nos engañan y prácticamente éramos obligados a permanecer en las filas de las FARC, tras años de combates, aguantadas de hambre cuando el Ejército los correteaba, y solo la posible idea de regresar con mi familia nos podría causar la muerte, pero siempre tenía la esperanza de volver a verlos.

 NEGRO LUCHO… UN GUIA PATERNAL

“Luis” así le decía luego de haber trabajado bajo su tutela por unos años. Luis me enseñó que en la vida un padre debe tener en cuenta tres cosas muy importantes que le servirán para guiar a sus hijos.

Primero, en una edad muy temprana hasta los 7 años un padre debe enseñar a sus hijos a diferenciar entre el bien y el mal; y eso me enseñó bien mi padre en mi natal Brisas del Guayabero.

Segundo, desde los ocho años hasta los catorce un padre debe tener la misión de enseñar a sus hijos a tener un objetivo en la vida… una visión para el futuro. A Luis le parecía que yo aún no había tenido esa orientación. Me puse a pensar y tenía razón, fui separado de mi padre más o menos a los quince años y aún no tenía un objetivo claro.

Tercero, de los quince a los veintiuno años un padre debe ser un guía y acompañar a sus hijos en alcanzar esos objetivos.

Estaba claro, sólo recibí la primera guía saber diferenciar lo bueno y lo malo. Lo segundo no estaba considerado en mi vida y por consiguiente no tenía un objetivo y la guía –la filosofía de las FARC- no sería la mejor guía ni la mejor compañía para alcanzar el objetivo que aún no tenía claro.

Es difícil hablar de un padre cuando está muerto. “Negro Lucho” con ese nombre conocí a “Luis” cuando fui asignado al bloque Sur de las FARC y así lo mencionaré durante mi relato.

 CONOCIENDO LA VERDAD

 Negro Lucho compartió lo que aprendió durante el liderazgo de Raúl Reyes. “En una época de engaño universal, decir la verdad constituye un acto revolucionario”… cuando Negro Lucho me mencionó esta frase cambie mi situación de secuestrado a reclutado pero a esta ideología la que Raúl Reyes sembró en Negro Lucho y él, Negro Lucho, me enseñaba a mí.

Estaba claro para mí como me instruyó  mi padre que decir la verdad era lo bueno. Comencé a trabajar ayudando a Negro Lucho en las finanzas del bloque y a conocer la verdadera ideología de las FARC. En aquel entonces empezaba a tener un objetivo en la vida, “liberar a mi pueblo del engaño y de las caretas de los políticos opresores subordinados al capitalismo”.

Seguro imaginarás que el guía y compañía en este mi objetivo fue  el Negro Lucho. En realidad no puedo decir si él era un padre para mí o yo era el hijo que él nunca tuvo. Pero lo que sí es cierto es que él era la guía paternal que yo necesitaba y espero que esté donde esté sepa que lo quiero como un hijo quiere a un padre.

Durante mi trabajo con Negro Lucho pude conocer los movimientos económicos del bloque y la diferencia ideológica que Negro Lucho tenía con algunos líderes del Bloque y del Estado Mayor, diferencia que yo compartía con él. Sin cargo en la estructura me desempeñaba como el ayudante de Negro Lucho hasta la hora de su muerte.

Era evidente para muchos que Negro Lucho era celoso con los libros contables que manejaba para el movimiento de dinero en el bloque. Yo era de su entera confianza y en menor escala, Rafa, a quien considero como mi hermano menor. Ambos Rafa y yo fuimos orientados para la búsqueda de nuestros objetivos y guiados por Negro Lucho; los dos tenemos claro que seguiremos luchando por conseguir ese objetivo… “la defensa del pueblo colombiano”.

Como hombres de confianza de Negro Lucho, Rafa y yo pudimos conocer que al igual que él habían otros líderes en el bloque sur que no estaban de acuerdo con las actuales decisiones de los líderes del estado mayor y con el supuesto tratado de paz en la Habana. Eso es pura pantalla para ocultar lo que realmente están buscando… que es su beneficio personal y el de algunos otros jefes. El actual Estado Mayor, algunos líderes de frentes así como otros jefes ahora tienen miedo y no están concientizados con la verdadera ideología de las FARC, no luchan por el beneficio del pueblo… son unos cobardes.

Pero han de saber que hay un grupo de verdaderos revolucionarios que harán frente al gobierno opresor y vendido, los verdaderos revolucionarios estaremos con el pueblo que nos necesita.

LIBROS PARALELOS

Para los que tienen noción contable o de auditoria, saben que manejar dos libros paralelos es sólo maniobrar números en cada uno de ellos. Para Negro Lucho era más que eso, porque el ser descubierto le costaría su vida y la de sus hombres de confianza “Rafa y yo”.

Hace un par de años cuando Negro Lucho se reunió con otros líderes de su mismo nivel jerárquico quienes también estaban en desacuerdo con algunas acciones que se realizaban y que iban en contra de los principios ideológicos con los que se inició las FARC; y también la forma como se distribuía el dinero y a los bolsillos de quienes se distribuía; entonces decidieron trabajar en forma paralela en la creación, reclutamiento y financiación de un nuevo movimiento revolucionario. Todas estas acciones de creación, reclutamiento y desvió de dinero para el nuevo movimiento lo realizábamos muy secretamente, porque si éramos descubiertos seriamos juzgados como traidores a las FARC y hubiésemos sido ejecutados.  Para la creación de este movimiento comenzaron a realizar trabajo ideológico en las personas más cercanas a ellos y a desviar contablemente parte de lo que se recaudaba de la venta de droga a la causa del nuevo movimiento.

Para los miembros de la guerrilla que estaban observando las transacciones se ponía en los libros las cantidades reales y cuando se daba un reporte financiero se presentaba el segundo libro con las cantidades disminuidas. Creo que en total se ha desviado el 15 % de las ganancias de las FARC para el nuevo movimiento revolucionario donde tendrá mejor uso.

HERIDAS DEL CUERPO Y EL ALMA

En agosto pasado en Sucumbíos Ecuador sufrimos una emboscada por parte del Ejército Ecuatoriano. No tengo muy claro cómo  pasó y  sólo tengo recuerdos que me han marcado, saber que Negro Lucho había muerto me duele como haber perdido a mi padre.

Fui herido de dos disparos, uno en el codo derecho que ha limitado las funciones de mi brazo y otro disparo me impacto en la nalga derecha que me ha originado una cojera. Había participado en otros combates pero en aquellas ocasiones pude salir ileso. Quizás no era mi hora pero con dos balas en el cuerpo son pocos los que pueden sobrevivir. Al principio sólo sentí el impacto del codo pero pude seguir corriendo hasta sentirme debilitado y asumí que era por la pérdida de sangre. Al detenerme a descansar y cuando disminuyó la bulla del tiroteo me di cuenta que no estaba solo; Rafa estaba detrás mío, ileso y con su fusil en la mano… decidimos seguir escapando pero sentí un dolor inmenso en mi pierna derecha y Rafa, tuvo que ayudarme a seguir escapando. No puedo precisar cuántos de mis compañeros murieron o cuantos lograron escapar, sólo estuve pendiente de Negro Lucho pero Rafa me dijo que estuvo con él en sus últimos momentos y él le pidió que me protegiera porque pudo ver que recibí un balazo en el brazo, por eso Rafa corría detrás de mí. Rafa como varios en la guerrilla había notado el vínculo de amistad entre Negro Lucho y yo, pero él… Rafa, también tenía el mismo objetivo que nosotros, seguir con las enseñanzas de Raúl Reyes para la liberación del pueblo colombiano.  Negro Lucho nos había guiado bien.

 

…CONTINUARA.

Esta es la primera parte de la historia que será narrada en tres artículos.

(Visited 70 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorPerros
Artículo siguientePosan para la foto