La métrica en la gestión pública y en las políticas públicas

La métrica en la gestión pública y en las políticas públicas

368
0
Compartir

Mario Waissbluth en su trabajo titulado “La Reforma del Estado en América Latina: Guía Abreviada para Exploradores en la Jungla” establece que, si queremos que las cosas funcionen en lo relacionado a la gestión y las políticas públicas, debemos evidenciar la mejora, y para ello se necesita la existencia de la medida, de ello se desprende la necesidad de la métrica en el diseño de las políticas públicas. (Waissbluth 2002).

En ese sentido, haciendo una conjugación de lo planteado en la literatura académica, se puede definir la métrica como un conjunto de variables que contienen una escala de medición tanto cualitativa como cuantitativa, y están asociados a un método que es utilizado para medir.

La aplicación de la métrica implica que quien realiza la acción va a obtener una medida correspondiente a un número o a una categoría asignada a un atributo que ha sido previamente establecido en las variables asociadas a los objetivos determinados en la política pública o en la gestión pública, y la forma mediante la cual se obtiene dicho número o categoría es a través de la medición establecida para obtener alguna medida. (Ausejo 2017).

En este punto, corresponde precisar que la variable a la cual venimos haciendo referencia corresponde a un objeto de la realidad sobre el cual están definidos una o varias características o atributos, y que es susceptible de cambios (variaciones) que puede observarse o medirse. Para ello, una variable puede tener uno o más indicadores, entendiendo que el indicador es un método de cálculo y una escala definida que provee datos estimados o una evaluación de atributos específicos derivados de un modelo, que hacen posible la obtención de información. (Ausejo 2017).

En este orden de ideas, se puede concluir que la métrica es necesaria y esencial para las políticas públicas y para la gestión pública, debido a que:

  1. Genera capacidad de medir los avances: permite cuantificar la progresión o avance de las metas, hecho que se traduce en indicadores que deben ser específicos, medibles, realizables, pertinentes y enmarcados en un horizonte temporal delimitado.
  2. Facilita y mejora la formulación y establecimiento de la estrategia de intervención: permite aterrizar la cadena de acciones para la resolución del problema público o condición de interés que origina la política y la gestión pública, precisando a las organizaciones públicas involucradas.

Empero, es necesario tener en cuenta lo señalado por Waissbluth, quien indica que la métrica debe ser utilizada para medir lo importante y no sólo lo que salte a la vista, ya que, mediante la medición de los indicadores, utilizados como una herramienta de gestión y de transformación institucional, se logrará cambiar o modificar la política pública mediante el rediseño de la misma si fuere necesario, lo cual implicaría claramente un gran avance dentro de este ámbito de acción.

Conforme a lo descrito, es menester, desde mi punto de vista, que los indicadores y variables, como instrumentos métricos, sean visualizados en toda institución en las cuales se implementan, poniéndolos a disposición de la ciudadanía a fin de que ejerzan el control social con la medición del valor público que les genera la política pública innovadora implementada.

Miguel Angel Rojas Rios

Abogado

Maestrando en Gobierno y Políticas Publicas

rojasr.miguel@pucp.edu.pe

 

BIBLIOGRAFÍA

WAISSBLUTH, Mario

2002     “La Reforma del Estado en América Latina: Guía Abreviada para Exploradores en la Jungla”. En invertec-igt.com. Consulta: 10 de septiembre de 2017

ASUSEJO, Flavio

2017     “La métrica aplicada a la política pública y a la gestión pública”. Material del curso Análisis y Diseño de Políticas Públicas. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.

(Visited 57 times, 1 visits today)

Deja un comentario