Tiempo al tiempo

Tiempo al tiempo

356
0
Compartir

Repito. Todo candidato o autoridad no es tan bueno como dicen sus seguidores ni tan malo como dicen sus detractores. Verdad con ribetes de axioma. Así tenemos que ver lo que ha sucedido en las últimas salidas y entradas de candidatos en varias agrupaciones. No necesitamos recurrir a Aristóteles –según dicen quien dio origen a la palabrita- para explicar lo que se ha vivido en los últimos días entre las candidaturas de las personas que desean ganar las elecciones y que en las últimas semanas se han mostrado en público.

Negada la candidatura de Adela Jimenez a la Gobernación regional este columnista –como tantos- no cree en sus palabras porque la alcaldesa de Maynas sigue con el proselitismo político. Lo hecho con el Consorcio Munich no sólo para entregarle la obra sino para dar inicio a la obra es de una mujer en campaña electoral. No será la primera ni la última que Jiménez diga una cosa para hacer otra y dar explicaciones erráticas a lo evidente. Lo hizo con la salud de Charles Zevallos hasta que se sintió segura en el puesto y cambió de versión. Ahora ha dicho que lo de su candidatura regional nunca fue una “decisión definitiva”, apelando a un juego de palabras similar a lo de la comba en la Plaza 28 de Julio. Cuando la alcaldesa no piensa con populismo se aleja un poco de la demagogia y las incoherencias y es así como la queremos para que solucione los problemas que su propia desesperación ha provocado en las calles y plazas. Literal.

Tanto el profesor Elisbán Ochoa –seguro motivado por aquellos que en las elecciones pasadas hasta el día de las elecciones le decían que iba a ganar cuando era evidente lo contrario- como sus acompañantes se apresuraron en mostrarse como integrantes de una alianza que se veía enclenque. Preguntado ese día en el auditorio del CRISAP por el reportero Salvador Lavado el líder del arbolito llegó a decir: “esta es una alianza programática, acá no está detrás ningún poder económico”. Ya vemos que lo programático no estaba para nada. Y lo que ha dicho Joel Parimango a su allegados y revelará esta mañana confirmará que la alianza MIRA-Mi Loreto seguirá con las deserciones y retiradas. No vamos –aunque debería- a pedir que tanto Elisbán Ochoa como Jorge Monasí expliquen las desavenencias internas. Pero lo que han hecho con Parimango también lo harán en otros distritos y provincias. Porque, para ellos, así es la política.

En esta misma columna el lunes pasado escribí: Todavía hay un desorden donde los acomodos y reacomodos no terminan. Algo parecido se vio en el proceso del 2014 donde a pocos meses del día de las elecciones recién la mayoría de candidatos decidieron vestirse el polo del MIL.

Lo lamentable para quienes deseamos que se mejore la vida de los ciudadanos es que hemos dejado que la política sea protagonizada por personas que la denigran y creen que “salvo el poder todo es ilusión” cuando en verdad están matando la ilusión de hacer de la política una opción colectiva para el bien común.

 

(Visited 78 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorLa inconformidad de Nina
Artículo siguienteJhodernet

Deja un comentario