Pruebas al canto

222
1
Compartir

Pruebas al canto

El discutido y cuestionado asesor Enrique Northcote tiene que poner las barbas y los bigotes y los vellos corporales en remojo. Para ello no debe agenciarse de cortante afeitador o de tijera de peluquero. Tiene que responder a la denuncia del abogado Jorge Morante Figari. No todos los días se tiene la oportunidad de asistir a una declaración explosiva como una artillería. Es decir, contundente. El abogado dijo que el asesor citado era un incapaz y un delincuente. No se trata de una rabieta a destiempo o de un golpe bajo, como podría pensarse en un medio donde se abusan de acusaciones sin sustento, de insultos hepáticos y vanos como los de tantos revocadores de estos días.

Porque el abogado Morante  sostiene que tiene pruebas de lo que dice. Cita el caso de una investigación donde se demuestran malos manejos, manejos irregulares, de parte del asesor edil para beneficiarse económicamente. Para salirse con la suya, como se dice.  La cosa entonces cambia.  El criticado asesor ya no puede hacerse el desatendido  o encogerse de hombres y hacer como si no pasara nada. Como tantas veces en estos años.  Las pruebas al canto pueden desatar un infierno en el inestable municipio de Maynas, acabando con las ínfulas del señor Enrique Northcote. Acabando con el  descaro con que se ha desempeñado hasta ahora en esta ciudad. Tanto en la pasada gestión del señor Jorge Chávez Sibina como en la actual administración edil.

El abogado de las declaraciones explosivas tampoco debe quedarse en la simple denuncia. En la simple mención de pruebas sobre un delito. Que sepamos, de acuerdo a la normatividad vigente, todo delito deber ser sancionado en el término de la distancia.  Las pruebas al canto no pueden quedarse en la gaveta o el almacén entonces. Tienen que seguir el trámite que la ley establece.

(Visited 58 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorJhodernet
Artículo siguienteSe quita la vida con raticida

1 Comentario

  1. Fuera NorthOcote de la municipalidad¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Comments are closed.