Por cabeceador

172
0
Compartir

El letrero habla por sí solo. Por un lado hijos de los obreros que le piden al constructor que le pague a su papá. Y por otro una madre que pide que se porte como padre. Cómo para decir que vaina ¡caray!

(Visited 28 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorLa venta de camisetas
Artículo siguienteLa hora del adiós

Deja un comentario