Paradojas transatlánticas

251
0
Compartir

Por Miguel Donayre Pinedo

Es muy paradójico que los discursos cambien de un lado a otro de la cocha. Seguramente sostendrían en su defensa, es una cuestión de contexto. O el manido recurso retórico, “aquí es diferente”, como si viviéramos en una isla o de un blindaje parecido al efecto invernadero. Por ejemplo, la candidata (o no) a la Alcaldía de Lima Lourdes Flores, se jacta y se llena la boca de honestidad (que debería cantarla otros no ella), de su implacable lucha contra la corrupción en alusión a su adversario a ocupar el sitio donde ponía las posaderas Pizarro. Pero calla con la corrupción global o pone la boca chica para hablar de ella. Sus amigos conservadores a los que la arropan en España andan a la deriva con los casos de corrupción que les estallan en la cara, quienes han optado como mejor cura contra esa hez es callando, mareando la perdiz o haciéndose los locos. Vaya gatuperio mental en la andan metidos los “incorruptibles”, no saben como afinar sus discursos donde no hay quien los salve ni el Chapulín Colorado.

(Visited 22 times, 1 visits today)