Nos puede pasar

225
0
Compartir

Entre una de las injusticias más grandes, de las muchas, está la situación de las personas con discapacidad en diferentes países. Una persona que ha trabajado durante muchos años recibe una pensión ridícula, como es el caso de mi madre, que con esa cantidad no llega a fin de mes ¿podemos garantizar (como sociedad) una calidad de vida óptima a una persona que parte de su vida se ha esforzado en trabajar? Todo hace indicar que no. Es una pensión de jubilación casi simbólica y nominal, más si esta está en esos fondos privados de pensiones (se vendió la idea que eran la panacea y son un serio dolor de muelas, y muy injustas, amén de la situación asimétrica de la línea de partida en que se dio el pistoletazo de salida). Supongamos un matrimonio que tenga un niño o niña con síndrome de down, autista, un niño/ña sordo o un niño o niña con una enfermedad rara que no es fácil encontrar un tratamiento adecuado, y para remate, sus ingresos no pueden asumir los gastos y costes que implican estas discapacidades ¿A quién o quienes pueden acudir? Son situaciones que implican acción y una ciudadanía compasiva ante estos males humanos y el Estado no puede cerrar los ojos. ¿Puede el Estado garantizarles un mínimo de educación o salud de calidad o una vida digna? O de personas de la tercera edad que por diferentes razones no tienen ingresos suficientes para acceder a la salud ¿quién asume esos costes o los dejamos que se mueran en la miseria? El modelo de pensamiento único [de gran afinidad y parentesco con el pensamiento económico] de estos días hace que estas situaciones de personas no sean ostensibles ¿Esto es justo? ¿No deberíamos pensar en solucionar esos problemas? Recordemos que cualquier persona puede sufrir una discapacidad en algún momento de su vida, seamos justos.

Este vídeo muestra este serio problema en España, sí pueden échenle un pellizco:

(Visited 25 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorJulito Cachay
Artículo siguienteShaluco y Pepe