Maricris

168
0
Compartir

Tu mirada profunda como una felina al acecho. Tu cabello rubio y alborotado. Me tienen cautivo y preso de tus encantos. Soy la presa y tú una leona hambrienta de deseo. Y yo no tengo miedo a morir bajo las garras de tu amor.

(Visited 37 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorSin valor agregado
Artículo siguienteLa Dama de Hierro