Las renuncias inevitables

212
1
Compartir

Las  renuncias  inevitables

El burgomaestre Luis Arana Zumaeta renunció a su cargo después de no ser aceptado por los síndicos para otorgar un voto de censura o desconfianza al inspector de subsistencias, Washington Silva, quien reclamó al gerente de la Caja de Depósitos y Consignaciones por prohibir la venta de sal a los pescadores. Era el 16 de julio de 1946 en esta ciudad de entonces, según relata el diario “La Razón”. Es decir, el hijo del terrible cauchero, que acabó suicidándose, se marchó de la edilidad por casi nada. Eso, renunciar día y noche, deberían hacer todas las grandes autoridades loretanas si no aprovechan la gran oportunidad concedida por el actual gobierno y su Hoja de Ruta billetuda para terminar con esa brutal frase que es un estribillo trillado: “No hay plata”.

No hay que olvidar que el centralismo no es el único culpable de nuestra postración. En el atraso han puesto de la suya los de estos prados: los potentados, los ricachones. La Vía Central, por ejemplo, que era una campaña de inversión para la montaña duró algo así como 50 años. Había dinero a manos llenas, había proyectos de inversión que incluían un tren. Este nunca llegó debido a que los hacendados le hacían brutal guerra, para lo cual se iban hasta Lima. Estaban seguros de que un tren afectaría sus intereses personales.

Nadie se acuerda ahora de la Vía Central. Nadie podría acordarse mañana del Consejo de Ministros Descentralizado ni de los algo así como 600 millones de soles. Nadie, tampoco, podría conservar en su memoria la frase del bingo que pronunció el comandante en retiro: “Hagan más proyectos”. Se acabó aquello de no hay plata como responden las grandes autoridades a menudo. El desafío es hacer que ese dinero, hasta en carretilla, venga a invertirse en estos pastos. ¿Las grandes autoridades loretanas están pensando en ese tema o siguen en lo mismo?

(Visited 30 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorLa basura expuesta
Artículo siguienteLadrón atrapado

1 Comentario

  1. ……Hay algo que deben entender nuestras actuales autoridades, asuman carajo su papel de estadistas, señor Goyo Ud. ya no es un dirigente popular, no es un rondero, su actividad de agitador, de protesta ya paso, comprenda, reflexione ahora es un gobernante elegido por el pueblo, es hora que deje la protesta y tome decisiones de sus propuestas y promesas hechas cuando fue candidato, de igual manera se los decimos al chocho Bardales, o es que acaso no entienden que Galán García dejó una ley que prohíbe que los alcaldes, presidentes regionales, y otros funcionarios no pueden encabezar protestas y marchas?, al parecer Cajamarca es un pueblo de nadie, no hay alcalde, no hay presidente regional, ya que quienes asumen el liderazgo son Marreros y compañía, es decir, hay un “VACIO DE PODER” que le está haciendo un enorme daño a Cajamarca, por eso es que ha habido heridos y un joven estudiante desfigurado porque el alcalde y las autoridades no actuaron a tiempo, salieron después y los estudiantes los rechazaron, los expulsaron de su lucha justa, y los tildaron de oportunistas, figuretis, que quisieron sacar réditos políticos de la lucha justa de los estudiantes de la UNC.

Comments are closed.