Las pistas nuestras

329
4
Compartir

Las pistas nuestras

Para que las pistas de Iquitos, y de otras ciudades de la tropical Amazonía, de la inundable región del bosque y la parranda, dejen de ser esos huaycos, esas zanjas, esas desgracias de todos los días,  no solo se debe luchar contra la zampada de los que la construyen, sino apelar a la tecnología de hoy en día. Expertos pisteros sostienen que una buena arteria incorpora una malla subterránea que le sirve como contención a las erosiones, los secretos movimientos de la tierra y el peso brutal de los vehículos que pasan y repasan. El reasfaltado, propuesto por el Gobierno Regional de Loreto, tendría que considerar esos adelantos modernos para superar de verdad ese mal que parece no tener remedio: las malas pistas de cada día y cada noche.

El caótico municipio de Maynas, ente encargado legalmente de la pistería, debería también ponerse las pilas para hacer que las pistas no sigan siendo esas porquerías diarias. Es decir, debería dejar de jugar a las vacancias mutuas, a las sacadas juntas, a los insultos diarios, a las zancadillas de este y del otro lado y velar por el ornato de esas pistas que se vienen. Pero sucede que los jóvenes ediles están en contra del reasfaltado. Es decir,  quieren seguir circulando por en medio de los huaycos, de las zanjas, de los hoyos. Es decir, no son perros ni hortelanos.

Es correcto, en estos predios, es bastante difícil que dos personas se pongan de acuerdo. Es más bravo que dos autoridades anden juntas. Pero hay que hacer un esfuerzo supremo para ponerse de acuerdo en algo tan importante. Algo que tiene que ver con todos y todas. Le sugerimos a los dos bandos que se unan por un segundo y que si uno quiere asfaltar en beneficio de la urbe, el otro no envíe a cualquier mequetrefe de la palabra y el sentido común a tratar de impedirlo sino que lo aplauda.

(Visited 44 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorTiene la palabra…
Artículo siguienteApuñalan a joven

4 Comentarios

  1. Además del celo personal como autoridad,existe el celo institucional, además de ello y de todo lo demás, existe el celo de la coimisión que obligatoriamente pagan, entiéndase bien, pagan lo contratistas a los “dueños de la obra” en, el adelanto y en cada valorización. Y como 15o cuadras es una buena tajada, por qué no lo hago todo Yo!… Así, de simple los resentimientos y caprichos.

  2. Como para variar,lo mismo de siempre…estoy de acuerdo con lo que dice este editorial que no refleja mas que incapacidad de las autoridades de loreto …que verguenza y asi quieren atraer mas turismo…si fuera turista y viera como esta Iquitos,cambiaria de Itinerario y me iria al Cuzco o Mancora …

  3. NO SE LE ENTIENDE A LOS CHINOS ABREN UNA VIA COMO LA CACERES,DESPUES TE CIERRAN LAS CALLES ALZAMORA,SOLEDAD POR CONSTRUCCION , LUEGO TE CIERRAN LA SAN ROMAN POR DONDE YA CIRCULAREMOS ESTOS CHINOS SON UNOS IMBECILES O NOS VIERON CON LA CARA DE CHOLITO.

    • Los imbeciles son ustedes por haber elegido este tipo de autoridades.

      Bienecho!!!

Comments are closed.