La primavera de las suegras (I)

173
0
Compartir

Los frecuentes ataques que venía  recibiendo la afortunada suegra del señor Alejandro Toledo en el racista Perú de todas las sangres, los colores de piel y de billetera, los ingas y los mandingas, probablemente desencadenaron   la furia de un personaje maltratado, marginado y frecuentemente despreciado, la suegra de antes y de mañana. El episodio comenzó cuando un grupo de ofendidas señoras tomó una calle limeña para protestar con carteles, lavado de camisas y pantalones,  contra el desprecio de los demás que no consideraban que ellas criaban a las criaturas que pasaban luego a ser esposas de los ingratos  y  torpes yernos.

La protesta no hubiera tomado alas y la suegra hubiera seguido sufriendo su calvario como siempre, pero surgió un personaje que vio la ocasión de pescar a río revuelto y, secretamente, se dedicó a empadronar a esas damas, prometiéndoles enviar un plan de ley al Parlamento para reivindicarlas como  valerosas y piadosas damas que muchas veces lloraban  cuando se casaban  sus hijas. Entre gestos triunfalistas, el personaje prometía que a partir de la fecha todo aspirante a yerno tenía  que hacer una inversión, tenía que pagar todos los gastos que hizo la madre para poner a punto a la criatura.

Nadie a partir de la publicación de esa ley de avanzada podía casarse sin mostrar la factura, suscrita y sellada por notario que no podía decir alegremente es correcto como tantas otras veces. En el citado proyecto de avanzada, además, constaba que el yerno, de acuerdo a sus ingresos,  debía pagar una pensión mensual a la madre de su esposa. Es cierto que el proyecto de ley arribó al legislativo pero misteriosamente desapareció tal vez manipulado por algún congresista que vio su propia ruina porque tenía 2 suegras. Ello ocasionó el nacimiento del flamante Partido Popular de las Suegras.

(Visited 13 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorJhodernet
Artículo siguienteEl caucho presidencial