La Megacomisión y los narcoindultos de Alan García

1023
0
Compartir

Juan Carlos Mejía Seminario, Redacción WALAC

Articulista invitado por Moisés Panduro

Terminó su segundo mandato en el 2011. Y Alan García sabía que sería sometido a las investigaciones más rigurosas y malvadas. Ese libreto ya lo había vivido antes. No era novedoso. Humala tenía que cobrarle la derrota del 2006. Y además Humala debía sacudirse de un posible adversario de su plan de quedarse 15 años en el poder en una reelección encubierta a través de la evidente candidatura de su esposa Nadine. Alan había terminado con más de 50% de aprobación ciudadana. El Perú creció como nunca en su historia. Disminuyó los niveles de pobreza como nunca antes. Se ganó planteó la demanda a Chile que luego ganaría el Perú. Se hicieron más de 152,000 obras en solo 5 años. Era un adversario peligroso García.

Se notaba no solo el interés de demolerlo sino que el excesivo celo les hizo cometer gruesos errores. El primero fue el no crear una Comisión con casos específicos. Crearon una Comisión sin casos. Dijeron que en el camino los irían encontrando. Ese solo detalle despedazaba el sano interés investigatorio. Seré más claro. Imagínese lector, un Fiscal que abra un proceso de investigación contra un ciudadano sin pruebas, sin indicios, sin nada y solo con la frase “Abramos y veamos que hay”. Ese solo elemento le quitaba seriedad a la investigación. Pero eso hicieron. Luego la denominación fue alterada. Se le denominó Mega Comisión. Querían con el nombre transmitirle a todo el pueblo que se iba a investigar una Mega Corrupción. La Comisión Investigadora estuvo compuesta por todos adversarios de García y el APRA. No hubo ni un aprista en la investigación.

García fue sometido a dos años de investigación. En el transcurso de la investigación levantaron su secreto bancario, tributario y de las comunicaciones. No encontraron nada de nada. En sus conclusiones el señor Sergio Tejada, de filiación comunista, señaló que no habían encontrado Desbalance Patrimonial ni enriquecimiento ilícito. En consecuencia no podían recomendar acusarle penalmente por ningún delito. Ante esto, idearon otra estrategia. Hay que acusarlo de haber Infringido la Constitución y en consecuencia Inhabilitarlo 10 años. Eso estaba ya en camino. Sin embargo, ante tamaño despropósito habían cometido un grave error. Ya existía una Sentencia del Tribunal Constitucional que delineaba paso a paso las investigaciones congresales. En consecuencia debía seguirse el camino establecido. El no hacerlo era una evidente violación a los derechos constitucionales del investigado. Un Juez amparó el pedido de Alan García en ese sentido. Era el mismo Juez que había sentenciado en un caso semejante al Congresista Javier Diez Canseco. Este Juez señaló que debían volver a realizarse algunas diligencias con los derechos del procesado amparados. Y conminó a la Comisión que reinicie el procedimiento desde una determinada fecha quedando en consecuencia nulos esos actos. Como pueden apreciar queridos lectores, el Juez no anuló la Investigación. El Juez ordenó que se volvieran a realizar algunos actos respetando los derechos de García. La Mega Comisión no quiso hacerlo y continuó con el trámite de investigación. Luego apeló la sentencia. Y la Sala confirmó lo ya resuelto. Cuando esto sucede la Comisión ya había concluido sus investigaciones y le pedía al pleno que se aprueben las conclusiones para pasar  a acusarlo a García. Ante tamaña estupidez congresal el Juez emite una Resolución disponiendo la Nulidad de todo lo actuado y en consecuencia eso incluía las conclusiones. Todo quedó anulado.

Una de las más feroces acusaciones fue acusarlo a Alan García de los Narcoindultos. Le acusaron de haber liberado a más de 5,000 narcotraficantes de alta estirpe. Jefes de banda. Y que por eso el Ex Presidente había cobrado miles y miles de dólares. Luego de tanto escándalo llegaron a la conclusión que el Ex Presidente nunca cobró nada. Nunca hubo nada malo. De los más de 5,000 casos denunciados solo se presentaron al proceso 4. De los 4 solo sentenciaron a un funcionario de 3er nivel por 1 solo caso. El mismo que se encuentra en apelación. Lo que es más gracioso es que Obama en Estados Unidos tuvo la misma política carcelaria. Igual Piñera en Chile. Y lo que es más fuerte. De los indultados por Fernando Belaúnde en segundo gobierno el 35% de los liberados reincidió. En el gobierno de Fujimori, el 37% reincidió. En el de Paniagua hubo reincidencia por terrorismo en el orden del 15%. En el de Toledo hubo 19% de reincidencia. Y en el de Alan solo hubo 2.5% de reincidencia. Es decir solo el 2.5 % de los liberados había vuelto a delinquir. Por ningún lado había habido un error ni nada. Fue un acierto del Gobierno.

Quiero resaltar 3 cosas: 1) La mal llamada Mega Comisión no encontró Desbalance Patrimonial ni Enriquecimiento Ilícito. Ni cuentas extrañas ni depósitos ni nada. 2) La Comisión no encontró delito alguno contra Alan García. 3) El Juez les ordenó realizar algunos actos nuevamente. Si hubieran hecho caso al Juez hubieran podido cumplir su objetivo. Los torpes fueron ellos. No hubo maldad de parte de García. No hubo componenda ni nada. Es más, el Ex Presidente García fue investigado a nivel penal por todo y todo fue archivado. No encontraron tampoco nada irregular. Levantaron su secreto bancario a nivel nacional e internacional. Investigaron a sus familiares. Investigaron a los presuntos testaferros. Nunca encontraron nada de nada. Lo que es más irónico es que después de que terminaron las elecciones el Congreso se reunió y archivó todas las acusaciones. Todas.

Esa es la verdad. Le duela a quien le duela. Alan García si fue investigado y no hallaron nada irregular. Ni más ni menos.

http://walac.pe/la-megacomision-y-los-narcoindultos-de-alan-garcia/

 

(Visited 64 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorTampoco ni tendrían que serlo
Artículo siguienteHoróscopo: