La inconformidad de Nina

La inconformidad de Nina

145
0
Compartir

En estos días del ingreso de los aires otoñales uno también muta. Cambia de piel. Da la sensación que caminamos con ritmo nuevo. Repasas las listas de lecturas que faltan. Hay nuevos proyectos. Los paseos matutinos certifican el cambio de estación, a pesar de los fenómenos del tiempo – el aviso del cambio climático está en nuestras narices. Pero seguimos ciegos y sordos ante esas alertas del tiempo. En medio de esa vorágine me veo frente al televisor mirando un documental sobre la cantante Nina Simone. El hilo conductor sobre la vida de esta cantante negra ha sido la indignación, la inconformidad contra un sistema opresivo y desquiciante – rebelarte contra el sistema te sale muy caro. Sí te pones en la piel de ella entiendes mejor esa rabia contra ese sistema (y cultura) que la segregó desde que era niña. Se preparaba para pianista clásica. Es más, ella pensaba que sería la primera pianista negra clásica. Pero el sistema la desdeñó. La excluyó. La separó. Las veces que postuló para ser admitida en la Escuela de Música como alumna la escuela esta la segregó por ser negra. Eso duele. Te marca. A lo largo de su vida esa convicción sobre el racismo en el país de las libertades se ahondaba, por eso su desbordante rebeldía. No era pose (o postureo), era muy consciente de lo que ocurría. Así se vinculó con el movimiento de los derechos civiles y veía, con desazón y angustia, que el sistema eliminaba (asesinaba) a las personas incómodas. El caso más emblemático fue Martin Luther King, tal como lo atestiguó ella en una de sus canciones. Nina no la tuvo fácil. Siempre tuvo que luchar e iba a contracorriente de lo que pensaba el común de los mortales. Su vida conyugal tampoco le fue fácil, su marido la maltrataba, como lo atestiguaba en sus diarios y canciones. Viajó a vivir en Liberia, creado por ex esclavos negros en América – el famoso regreso de vuelta de muchos afroamericanos que se convirtió en una quimera. Las cuentas le agobiaron y tuvo que volver a cantar. Nina era un alma rebelde.

https://notasdenavegacion.wordpress.com/

 

(Visited 35 times, 1 visits today)

Deja un comentario