La fiesta del viajero

268
5
Compartir

El viajero de estos tiempos de cóleras,  el imbatible peregrino de tantas distancias, don  Charles Zevallos, la única autoridad que puede competir con Alan García en la escasa permanencia en Iquitos, tiene una  concepción parrandera, cumbiambera y vacilonante del ejercicio del poder.  Ni bien bajó de la nave que lo trajo de otro  de sus cruceros por el ancho mundo, en vez de informar a la indignada ciudadanía sobre sus gastos y sus gestiones y sus ganancias, que no son el incremento de las regalías petroleras como han repetido sus partidarios hasta la saciedad, hizo algo brutal, tercermundista.  Hizo estallar la farra en el local que tiene en la esquina de Grau y Bermúdez.

En pleno lunes, un día después  de tanto bailongo en la urbe, cerca de otro día de trabajo, evitando el descanso reparador para laborar con eficacia después,  sin fijarse que la estridencia de los ritmos bailables mortificaban a los vecinos del lugar, celebró sin darse tregua su regreso. Festejó a lo grande su breve estancia o su visita fugaz a la ciudad que supuestamente gobierna  desde el sillón consistorial.  ¿Su arribo fue tan importante realmente,  mereció su retorno tanto alboroto, tanto zapateo, tanto grito, tanto licor gratis? ¿O todo fue el circo parrandero de siempre que hay que levantar a falta de pan?  ¿Cuánto gastó en mover el esqueleto de sus seguidores? ¿Menos que en todos sus viajes?  

Ignoramos a qué  lugares va en sus tantos itinerarios este viajero reincidente. Pero  le recomendamos que en sus próximas salidas frecuente conferencias, bibliotecas, lugares del conocimiento. Así  podrá enterarse que en el mundo del hoy las ideas y los actos están en entredicho, en cuestionamiento, en revisión. El ejercicio del poder ocupa un lugar central en esa especie de saneamiento. Ese ejercicio no puede seguir siendo un desperdicio, una manipulación, un despilfarro de recursos. Y una fiesta pagada con la plata del poder, que es de todos, es ya una conducta obsoleta.

(Visited 43 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorIntolerancia
Artículo siguienteAlbañil era ladrón

5 Comentarios

  1. En lugar de estar gastando tinta (y bits) en el esperpento que tienen de Alcalde en Iquitos, por qué no inician de una buena vez su revocatoria? Tanto escribir editoriales criticándolo van a terminar favoreciéndolo…suponiendo que mucha gente lea estos editoriales.

  2. EL TABALOSO.
    CUANDO ALGUIEN LE DICE A OTRO TU ERES DE TABALOSO,EL OTRO CONTESTA ATA SASHAY,LENGUAJE, COLOQUIO LORETANO.
    YO NUNCA HE ESCUCHADO HABLAR SOBRE SI TIENE O NO ESPOSA EL ALCALDE DE IQUITOS?,TODOS SABEMOS QUE QUIERE DECIR ESA PALABRA,BUENO,TODO AQUEL DE TABALOSO ES GAY,ES O NO ES UN MITO?Y AHORA ESE MITO SE REPITE EN NUESTRA REGION,CIUDAD IQUITOS,BUENO,LO CURIOSO ES QUIEN NOS REPRESENTA?UN TABALOCINO O UN MACHO MENOS?O UN VARON ETEROSEXUAL?ES IMPORTANTE COMPRENDER ESE FENOMENO,LES PIDO REFLEXIONEMOS AL RESPECTO DE LA INMORALIDAD POLITICA QUE ESTA VIVIENDO NUESTRO PAIS Y NUESTRO GOLPEADO LORETO,SOBRE TODO LOS MAS INJUSTICIADOS.

  3. Si este personaje se esta portando de una manera ajena a su labor e ignorando el reclamo de la ciudadania, no hay nadie ahi que se pare y le diga sus buenas y quizas algo mas. Ya es hora que estos personajes dejen de burlarce.

  4. Ah!, algo más, y diganme ustedes, los que votaron por Charles acaso realmente pensaron que él sería un buen Alcalde? ahora meditenlo, arrepiéntanse y enmiéndenlo en las próximas elecciones, hasta mientras chupénsela.

  5. Seguro que es una conducta obsoleta, pero efectiva si comparamos por ejemplo el estilo Fujimori, eso nos lo ganamos los iquiteños por apoyar a un clown.

Comments are closed.