La estatua ausente

292
3
Compartir

La estatua ausente

¿Qué cosa hace el Director Cultural Regional, o como se llame el alto cargo de ese armatoste, buscando la perdida estatua del profesor Orlando Casanova? Qué manera de prestarse a la farsa, al papelón de un supuesto escriba infantil que nunca fue capaz de escribir nada. “La pinsha solitaria” fue el primer regalo que le hizo al entonces el poeta Germán Lequerica al cantor de canciones ajenas, al teatrero eventual, al profesor de aula que gustaba pescar a río revuelto. El regalo ocurrió en un bar, entre vasos y botellas, como una broma del autor de “La búsqueda del alba”. Allí comenzó, a la edad en que los loros no aprender a hablar, el señor Casanova a computarse como escritor.

Luego buscó a otros escribas para que le escribieran las historias bobas que se le ocurrían. Era negado para escribir hasta las sílabas. Ni en los baños podía ensartar una frase. Pero así hizo su “carrera” como un oportunista más, de los cuentos, de las letras. Esos antecedentes descalifican al señor Casanova como representante de la literatura infantil nuestra. Ese lugar le corresponde, por derecho propio, por demostrado talento, a don Francisco Izquierdo Ríos. El cuento “El bagrecico”, obra que figura en el canon nacional de publicaciones, le bastaría para ser el hombre indicado para ese tipo de literatura. No un impostor, como casi todo el mundo lo sabe. Menos los corchos de la DREL, los intelectuales tipo Marticorena y otros payasos que  no frecuentan libros.

Pero que el Director Cultural se preste al juego es el colmo de la majadería, de la ignorancia, de ese relajo que es la cumbre del atraso intelectual. El señor Rolando Riva debería documentarse mejor, debería estudiar algo más nuestra literatura para no hacer la corte a ignorantes que cada año celebran una payasada. La estatua que falta, si de eso se trata, es la del señor Francisco Izquierdo. Y no se ha perdido en ninguna parte. Todavía es una ausencia.

(Visited 52 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorJhodernet
Artículo siguienteHizo tocamientos a menor

3 Comentarios

  1. Oye Jaime, en todo caso quien escribió más libros fue el colega, ARNALDO PANAIFO TEXEIRA, que falleció algo así como 5 años atrás me parece, pero este amigo como no era muy amigo de los de Pro y Contra, creo no se acuerdan mucho o nada de él, Panaifo escribió varias obras orientadas a la niñez, si mal no recuerdo. Ahora en el plano regional, abarcando San Martín y Loreto, Casanova, no le llega ni a los talones, al escritor y profesor de generaciones, FRANCISCO IZQUIERDO, oriundo de Rioja (Departamento de San Martín), creo escribió como más de 10 obras entre cuentos, poesías y novelas,siendo el cuento “El bagrecico” su primera obra.

  2. ¡Hurras para Casanova! (hasta que se pruebe el plagio de toda su obra, tal como lo afirma Pro y Contra). “El niño y el chichirichí”,”La oruga que quería vivir”, entre otros, persisten en mi memoria (será porque los leí de niño?). Que no le guste a todo el mundo es otra cosa. Bien intolerante la editorial – no podría ser de otro modo.

  3. Mis sinceros agradecimietnos al personal periodístico de Pro y Contra; gracias Jaime, alguién tenía que salir a parar esta mayúscula majadería. Como sabrán la viuda es una activa promotora de la nada, que presiona a autoridades para conseguir merecimientos pueriles; tal fue la osadía de esa señora que se acercó a mi cuando desempeñaba un cargo municipal, a pesar de conocer que Germán era mi hermano materno, para pedirme que disponga la reconstrucción de una, dice, estatua del escritor de los niños amazónicos y que la Municipalidad le rindiera un homenaje; controlando mis emociones le dije que estoy de acuerdo que haría las gestiones para un reconocimiento a Francisco Izquierdo.- No, no, me dijo, te estoy hablando de Orlando. Ahí terminó la conversación y le dije que yo me abstenía de cualquier gestión; pero que su petición le derivaria a la Gerencia de Servicios Municipales, como así fue. Muchas gracias Percy.

Comments are closed.