Jhodernet

Jhodernet

256
0
Compartir

Calles movidas

En la plaza 28 se reunieron los maestros y el local del Sutep estuvo vacío.

Con tantos gremios en huelga indefinida y con presencia en las calles, con movilizaciones a nivel nacional, las ciudades cada día son escenario de la protesta de los maestros, médicos, enfermeras y obstetras. Ayer por la mañana Iquitos ha vivido una situación así, y seguramente en los próximos días estaremos con acciones de este tipo. El gobierno central y el regional tienen que tener muñeca para manejar esta situación y encontrar una salida inteligente al problema.

Maestro volverías a ser

No recordamos una manifestación de maestros que haya sido producto de la convocatoria de sus bases, es decir el profe de a pie y no el dirigente convenido, el docente de la escuela chiquita y no el secretario general que chapa de la grande. Esta huelga dejará su huella porque nació en las aulas y no en el arreglo entre cuatro paredes. Por eso la marcha de maestros de ayer nos pareció autentica y hasta emotiva.

La casa triste

También podemos decir que nunca antes vimos como la llamada Casa del Maestro en plena jornada de lucha esté sin vida, sin emoción,  sin reuniones. Es la casa fantasma y todo por culpa de sus dirigentes que han decidido darles la espalda a sus colegas, a sus bases, y todo por estar chupando naranja aquí y causita por la capital.

Hasta el perno

No a todos les abren las puertas del Gorel, solo a los que chupan naranja.

Ayer por la mañana se puso al descubierto que en el Gorel la agenda del gobernador es un desorden, una chanfaina. La informalidad y el desorden son su distintivo. Cómo puede ser posible que se convoque a una reunión a la directiva de las enfermeras para las 7 y 45 minutos después se les comunique que la reunión se reprograma para el miércoles a las 9 am. ¿La razón? Porque el señor Meléndez se iba de viaje, según declaraciones de los dirigentes.

Solo franelas

Ahora, esto no es novedad. Por eso decimos que hay más orden en un mercado. Cuantas veces son citados y les dejan en el aire a las personas. Peor si el tema es incómodo para la gestión o el gobernador. Pero si van los invasores, ahí sí les abren las puertas de par en par y el flaco suspende cualquier reunión para sentirse querido, aclamado en un baño de popularidad más falso que su llanto.

Desprotegidas

Un feminicidio más, una desprotección y falta de atención más.

A raíz de la lamentable muerte de dos mujeres en Los delfines –más el asesino que luego se ahorcó- se evidencia que hay cosas que siguen fallando y haciendo agua en el sistema de atención en casos de violencia familiar y de género. Una de las víctimas fue a denunciar a su conviviente por presunto tocamiento indebido a su hija de 10 años. Y en la comisaría eso se toma como si alguien va a denunciar que se le perdió 10 soles. No hacen nada y el denunciado fue a la casa y mató a su conviviente y a la prima de esta. ¿Hasta cuándo? Preguntamos.

A cerrar filas

Por eso hay que insistir y exigir que las instituciones asuman un rol más concreto y efectivo en casos de violencia. No solo deben mostrarnos sus sonrisitas en reuniones interminables que puestas en la balanza al final dejan poco o nada. Se viene el sábado la marcha #NiUnaMenos, y debemos asistir para mostrar con este gesto que no queremos más violencia en las familias, basta de hombres pegalones y mucho menos que los agresores se sigan sintiendo intocables.

 

(Visited 91 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorEl pelo
Artículo siguienteQue quede en el pasado