Imagina el mundo

352
0
Compartir

Hay Festival Arequipa 2017

Faltaba poco para el partido pero Cees Nooteboom iba a conversar hasta las 9 de la noche con Juan Cruz, neerlandés y español, se enfrascaron en una charla que se paseó por las tumbas de los más famosos poemas y fue un tributo a la poesía con esta conclusión: el mundo sería mejor si se leyera más poesía y se comprendiera más a los poetas.

Salvo la imaginación, todo es ilusión. El Hay Festival Arequipa 2017 fue corregido y aumentado, con relación a las dos versiones anteriores. Más actividades, más instituciones, más invitados, más algarabía, más música. Pero la misma discusión de ideas, las experiencias compartidas y las canciones aplaudidas y más. Arequipa fue una fiesta y cuatro periodistas de Iquitos trasladamos la sala de redacción a la ciudad blanca y allí encontramos a colegas de siempre. A esperar el próximo año para seguir imaginando el mundo.

ESCRIBE: Jaime Vásquez Valcárcel

Gorriti con Cacho llegan dos minutos después de las 12 y ofrece disculpas que arranca aplausos y carcajadas: “Como dice la canción mexicana, a veces no vale llegar primero sino saber llegar”.

Como hace tres años, el Hay Festival de Arequipa no comienza con la inauguración. Ni siquiera con las actividades. La fiesta, eso es lo que es, comienza en el aeropuerto de Lima, donde uno se encuentra con gente conocida que te bota la pregunta: “Tú también vas al Hay”. En este año comenzó en el aeropuerto de Iquitos, desde donde partió la delegación de periodistas loretanos que salimos a la una de la tarde del “Secada Vigneta” y aterrizamos en Arequipa antes de las siete de la noche del día previo a la inauguración. A esa hora Arequipa ya era una fiesta, no sólo por la previa del partido de fútbol sino porque desde las “mangas” ya los arequipeños dan la bienvenida a lo que serán cuatro días intensos.

El día de la inauguración, programada para las 12 del mediodía, se realiza a las diez de la mañana un taller sobre periodismo digital con el colombiano Juan Carlos Pérez y la cubana Liliet Heredero. Como advierten los periodistas de la BBC de Londres, será un intercambio de experiencias entre colegas. Y así lo es. Hasta que aparece una reportera conocida y su rostro de sorpresa al ver “a los de Iquitos” se mantendrá inmóvil por los cuatro siguientes días.

El Hay Festival te pone en la disyuntiva desesperante de tener que elegir un conversatorio y dejar de acudir a ocho igual de importantes. La ceremonia de inauguración tiene que cubrirse. No sólo por un acto protocolar sino porque ahí se puede intercambiar palabras y miradas con el embajador de Inglaterra, Mr Anwar Choudhury, Embajador, Patricia del Río de RPP, Hugo Coya que se pasea de un lado a otro. También con Gustavo Gorriti, asediado para adelantar alguna “pepa” sobre Lava Jato. Mientras la gobernadora regional, Yamila Osorio, da la bienvenida y se retira raudamente porque ese día cumple años Camaná, su tierra natal y tiene que apretar el acelerador para no llegar tarde.

Ya en la noche el Teatro Municipal comienza a llenarse porque cantará Milanés. No Pablo, sino Haydée, hija del legendario cantautor cubano que fue aplaudida por el respetable, no sólo por las interpretaciones de clásicos de la nueva trova sino que “La flor de la canela” en su voz adquiere la categoría de universal. El público la aplaude de pie y ella agradece con breves palabras y expresivo gesto. Es imposible no relacionarla con su padre al escuchar su tono, timbre y movimientos. Seguro que varios de los asistentes estuvieron en la conferencia del español Miguel Tina sobre genética en el teatro del Centro Cultural Peruano Norteamericano y comprobaron que “la genética nos da el talento, pero eso no es todo”. También da la oportunidad de recorrer las calles de Arequipa junto a Haydée Milanés y observar su sencillez y docilidad. Ya en la noche los periodistas acreditados con los invitados especiales pueden compartir una noche de juerga ofrecida por el Gobierno Regional de Arequipa donde deambulan literariamente Alonso Rabí, Renato Cisneros, Mirko Lauer, Dante Trujillo, Jaime Bedoya, Lee Maracle, Cees Nooteboom, Gustavo Gorriti. La fiesta se prolonga por varias horas y el vino llega en el momento justo para remojar la garganta ante tanta conversa.

Termina la noche y a esperar el día siguiente. El auditorio del Colegio de Arquitectos –que se unió este año a la organización- se preparó para la conversación sobre la versatilidad de la narrativa. Participan Alberto Barrera Tyszka, Claudia Peñeiro, Yolanda Reyes y Juan Cruz y cuentan sus experiencias en Venezuela, Argentina y Colombia. A pesar de la hora Arequipa ya no sólo es una fiesta sino una completa ebullición donde la gente de la calle espera el partido de las eliminatorias y conversa sobre lo que escuchó en cada una de las actividades. Pero ese día la cola está, nuevamente, en el teatro municipal donde estará Gustavo Gorriti con la mexicana Lydia Cacho. Los loretanos decidimos ir para allá. Gorriti  con Cacho llegan dos minutos después de las 12 y ofrece disculpas que arranca aplausos y carcajadas: “Como dice la canción mexicana, a veces no vale llegar primero sino saber llegar”. Pero lo que dirá Lydia no está para carcajadas porque su testimonio provoca escalofrío. Al investigar la Trata de Personas en México fue asediada por aquellos que se benefician del negocio. Trataron de secuestrarla pero solo lograron meterla a la cárcel, desde donde salió con más bríos para luchar contra ese flagelo. Deja una enseñanza polémica para el oficio: yo no converso con las personas que investigo porque no puedo reunirme con el diablo, prefiero entrar por la huerta y conocer lo que hace.

Por escuchar a Cacho se tiene que perder la charla entre Luisgé Martín y Dante Trujillo, donde abordarán “El amor del revés”, la obra autobiográfica “en la que narra con gran honestidad y lucidez cómo fue aceptando sus sentimientos y preferencias sexuales. Es decir, una avalancha de experiencias desde el rincón de Cacho –que tuvo que “disfrazarse” de prostituta para conocer cómo operan las bandas de Trata de Personas- y de Martín. Faltaba poco para el partido pero Cees Nooteboom iba a conversar hasta las 9 de la noche con Juan Cruz, neerlandés y español, se enfrascaron en una charla que se paseó por las tumbas de los más famosos poemas y fue un tributo a la poesía con esta conclusión: el mundo sería mejor si se leyera más poesía y se comprendiera más a los poetas. Cees, con sus más de ocho décadas es el autor de su país más conocido internacionalmente no porque sea poeta, escritor y periodista, sino porque su trabajo “El desvío a Santiago” es considerado como magistral en la literatura de viajes, donde está perennizado veinte años de viajes por España. Falta pocos minutos para el inicio del partido y en el BBVA ofrece una recepción donde comienzan a llegar los escritores y periodistas. La delegación loretana prefiere dirigirse a la casa de Héctor Tintaya, donde nos juntaremos con Zintia Fernández y la familia del columnista de Pro & Contra para saborear un marucha y ver el triunfo peruano. No vimos el triunfo pero un poco más y vemos la salida del sol con buena charla y harto licor amargo y dulce, como se estila cuando los colegas se encuentran después de mucho tiempo.

Los demás días serían igual de impetuosos y revoltosos. Javier Cercas conversó sobre literatura con Renato Cisneros pero ya antes el mismo autor de “Dejarás la tierra” dialogó con José Ovejero, Premio Alfaguara 2013. La charla fluye mientras Clara Elvira Ospina confiesa que es un privilegio estar tan cerca de Renato y cuando comienza la ronda de preguntas uno de los asistentes replica: Renato dirá lo mismo, que es un honor estar tan cerca de Clara Elvira y se escucha murmullos de aprobación en el auditorio.

Imagina el mundo, es la frase que caracteriza al Hay Festival este año. Imaginarse que este año, por ejemplo, se amplía al Cusco lleva a tratar de preguntar a la Directora del Hay Festival Internacional, Cristina Fuentes La Roche, si piensa llevar la fiesta a otras ciudades de la selva, a Iquitos pues. No fue posible hacerlo, y quizás sea mejor. Sólo hay que imaginar que alguna vez podamos gozar en la capital loretana de una avalancha cultural similar y tropezarse con escritores, poetas, periodistas y promotores culturales para no tropezar en el intento de convivir en una sociedad más libre y tolerante que, como bien dijo Renato Cisneros en diálogo exclusivo con Pro & Contra: eso es el Hay Festival, una discusión de ideas y pensamientos que llegó a Arequipa para quedarse, como se prometió el 2015.

Llega el momento del retorno y es imposible evitar las odiosas comparaciones.

(Visited 67 times, 1 visits today)