Embajadora guerrera

Embajadora guerrera

338
0
Compartir

Escribe: Jorge Martín Carrillo Rojas

Se llama Xena y muchos ya han empezado a llamarla la princesa guerrera en alusión al personaje cinematográfico. Coincidentemente esta agraciada californiana de 25 años tiene como profesión la actuación y la producción, pero su nombre ha salido a luz por una loable acción social.

Xena Radnor llegó a Iquitos el pasado mes de noviembre. Con su español no perfecto y la ayuda de Nancy, su traductora y mano derecha, nos cuenta a los periodistas que llegó a Iquitos a registrar imágenes sobre medicina natural y que fue en una incursión al populoso distrito de Belén que quedó sorprendida por lo sucio del lugar, sobre todo el río Itaya, por lo que decidió comprar bolsas, guantes y escobas, y se puso a limpiar.

Cuatro meses después y tras una labor silenciosa con casi poca difusión, una noticia sobre su probable deportación por haber sido una de las que arrojó basura a la alcalde de Belén en una última protesta y que ella ha aclarado fue un error en la traducción en su cuenta de Facebook, que su nombre acaparó titulares en medios locales y nacionales.

El pasado martes, Xena se reunió con el alcalde del distrito de Belén, Richard Vásquez y aclararon todos los dimes y diretes, al punto que la autoridad anunció que declarará a la joven estadounidense Embajadora de su distrito y trabajará con ella en varios proyectos.

Si bien la acción que realiza Xena en Belén no es única, pues existen otras organizaciones locales de niños y jóvenes en similar acción, lo que ha generado atención es que se trate de una ciudadana extranjera la que, posiblemente, ha dejado su vida cómoda, para adentrarse en la inmundicia que representa el río Itaya, a la que los propios pobladores de ese sector y de Iquitos somos indiferentes.

Y claro, la acción de Xena ha generado los celos de otras organizaciones, cuando lo que debería generar es agradecimiento y que la acción de esta foránea sirva para empezar a tomar consciencia que la inmundicia que representa Belén la generamos todos, vivientes y visitantes al populoso distrito.

Es hora que empecemos a tomar consciencia que más que limpiar se trata de no ensuciar. Es hora que la municipalidad con su autoridad ya casi de salida haga un último esfuerzo por limpiar la zona baja de Belén y concientizar a través de los valores, la importancia de no contaminar nuestros ríos, ni el lugar que habitamos. De nada sirve contar con el mejor servicio de limpieza cuando a la hora que se recoge los desperdicios, al minuto empieza a verse la inmundicia en nuestras narices.

No creo que la suciedad nos esté ganando la partida. Estamos a tiempo de sumar esfuerzos. Que más Xenas, más iquiteños, más beleninos, más punchaninos y más sanjuaninos empecemos a luchar contra la cochinada, ser más limpios y empecemos por casa educando a nuestros hijos que esa basurita que generamos no la arrojemos en la calle, sino que la guardemos para luego botarlo cuando pase el camión recolector y que además las autoridades tomen en serio el servicio de limpieza que se brinda en sus jurisdicciones.

No generemos basura para que luego no empiecen a tildarnos de cochinos, eso ya sería una vergüenza.

coquicarrillo@yahoo.com

@reporteropro

(Visited 117 times, 1 visits today)

Deja un comentario