“El tigre”, dos décadas después

1856
6
Compartir

– FICA, medios, gaseosa y droga

“El tigre”, dos décadas después

El Tigre rodeado de empresarios, periodistas y sacerdote. Foto A. Falconi

Se han cumplido 20 años del fallecimiento de José Silfo Alván del Castillo, conocido en el mundo empresarial, político y social como “El Tigre”. En los últimos años de la década del 70 del siglo pasado Silfo no pasaba de ser un empresario exitoso vinculado a la industria de las aguas gaseosas con “Industrial Iquitos”, distribuidor exclusivo de Coca Cola y otras bebidas. Hasta que un hecho le cambió el giro y se metió a la política: el gobierno revolucionario de las Fuerzas Armadas que presidía Francisco Morales Bermudez destituyó al CPC Daniel Linares Bazán como alcalde de Maynas porque había declarado “huésped ilustre” al arquitecto Fernando Belaunde Terry que llegó a Iquitos en campaña electoral. Destituido Linares Bazán –que luego se convirtió en Diputado por Loreto en las filas de Acción Popular en las elecciones de 1980- el gobierno militar nombró a Silfo Alván, quien probó el caramelo de la política y al convocarse a elecciones municipales en 1980 formó su movimiento independiente Voluntad General Amazónica (VOGA).

Luis Tafur Rengifo, periodista que trabajó con Silfo Alván del Castillo

Perdió las elecciones ante el abogado Luis Armando Lozano Lozano, quien postuló por Acción Popular, pero no las ganas de volver al sillón edil a través de elecciones democráticas. Postuló nuevamente en 1983 y perdió ante el aprista Rony Valera Suárez. Persistente,  “El tigre” postuló en 1986 y fue derrotado por el químico farmacéutico Máximo Ruperto Meléndez Cárdenas, aprista de vieja data. Dejó a un lado el VOGA y en 1989, ya defendiendo la camiseta de Acción Popular, postuló como candidato del FREDEMO y ganó las elecciones. Desde enero de 1990 asumió la Alcaldía de Maynas y tuvo como teniente alcalde al entonces pepecista Jorge Samuel Chávez Sibina, con quien se batió en controversias públicas a tal punto que cuando viajaba fuera de Iquitos no le dejaba en la Alcaldía y sí colocaba un tremendo candado en la puerta del despacho.

Durante su gestión se recibió recursos que sirvieron para mejorar las alcantarillas de la zona rural de Iquitos lo que, según analistas de la época, le sirvió para ganarse el aprecio de la población. Aunque su gestión no estuvo alejada de escándalos como los protagonizados por uno de sus hijos por la comercialización de surtidores que fueron adquiridos por la entidad edil pero motivaron diversas publicaciones. Fue uno de los principales promotores de los festivales conocidos como FICA, donde presidió la asociación que la organizaba. Fue precisamente en junio de 1992 que hizo su última aparición pública en la entrega de premios del Festival Internacional de la Canción de la Amazonía, horas después cayó enfermo y desde su suite del hotel “Amazonas” (ex Holiday Inn) fue trasladado al Hospital Regional de Loreto donde falleció el 2 de julio de 1992. Según los testigos de la época el velorio en el local de la Logia Amazónica de la calle Nauta y posterior traslado de sus restos al Cementerio General fue uno de los acontecimientos fúnebres más multitudinarios que la historia de la capital loretana registra. Después de su muerte sus más cercanos familiares se enfrascaron en una disputa por su herencia que llegó hasta los tribunales de justicia.

En el ámbito empresarial incursionó en el mundo de las comunicaciones, ya que en febrero de 1985 fundó Amazónica de Televisión –propietaria de canal 2 y radio Tigre- y en los primeros años de la década del 90 fundó “La región” que inicialmente circulaba como semanario. Su vida empresarial no estuvo exenta de escándalo y acusaciones. La revista Caretas publicó un informe donde se le vinculaba a negocios de tráfico ilícito de drogas y hasta hoy cuando el diario “La república” publicó un artículo de Marco Sifuentes donde se señala “El dinero fue enviado a la organización de Valdez, una organización supuestamente integrada por Luis Valdez Villacorta, Silfo Alván del Castillo y Mariano Loo Ríos”. En tanto que Caretas señalaba que un informe de Inteligencia de 1985 establecía que “Otro parte, No. 19-Loreto, fechado el 8 de mayo de 1985, informa que Silfo Alván del Castillo y Mariano Loo Ríos pertenecen a una red internacional de narcotráfico. Ambos laboraron para Valdez Villacorta”.

Dos décadas después varios son los que dicen haber trabajado con él, como el periodista Luis Tafur Rengifo, quien aseguró a Pro & Contra que cuando Silfo Alván falleció servía a “El tigre” como jefe de prensa en la radio que aún lleva su apelativo y que realizaba algunas labores para la gestión edil, “aunque quien le veía toda su imagen era Pepino Verea”, ratifica Tafur sentado en su oficina de la Universidad Científica del Perú.

(Visited 581 times, 3 visits today)

6 Comentarios

  1. Cuando alguien hace algo valioso por su ciudad o por la ciudad en la que vive, sea grande o pequeño, eso lo hace grande. Más aún cuando hace muchas cosas buenas por la misma. Ese recuerdo de mi infancia me queda del señor Silfo Alván del Castillo, sonriente, carismático, generoso, listo para decir si con ese positivismo que solo los que aman a su ciudad y conciudadanos tienen.
    Válgome la oportunidad para hacerle un homenaje al hombre que dio e hizo algo grande por su ciudad y de quien se deberían rescatar esas cualidades que son las que al final siempre importan.

  2. Yo conocí al sr. Silfo Albán cuando trabajaba en un deposito de sal yoda y venta de aguardiente en la calle 16 de julio, propiedad del sr. Victor Delgado que también era Mason, llegaba a ese deposito y nos saludaba muy amablemente, en la ciudad todos comentaban la buena persona que era, yo era un adolecente en esa época, en su época de alcalde Iquitos mejoro notablemente, cuantos años han pasado y no podemos ver un festiva internacional, es una pena.
    Los comentarios de Hijo FRANCK, esta en lo cierto, no se puede escribir comentarios de mal gusto cuando una persona ya no esta con nosotros, eso es cobardía, yo leo todos días este diario como miles de personas, sr. Jaime Vasquez los homenajes no se hacen con palabras ofensivas, por eso siempre recuerdo a mi abuela que decía, el abogado y el periodista son de la misma LAYA.

  3. Un grande entre los grandes, Silfo Alván puso su sello personal en todo lo que hizo…

  4. En verdad era unos de pocos loretanos que fue muy querido por su pueblo
    con respecto al narcotrafico, sea o no cierta la justicia y la historia tiene la ultima palabra.

  5. Bueno el señor Alvan Soto no deja de tener razon, debo agregar que el Señor Silfo Alvan del Castillo hizo mucho por esta ciudad, era generoso recuerdo que apadrinó nuestra fiesta de promoción, nos dio el local en su hotel, la hoy UCP, la orquesta que era suya tambien y hacia estos con todas las promociones que se lo solicitaban, nunca se negaba.

    Ahora acusarlo de narco, se dice muchas cosas de todos, pero nunca probaron nada, era un caballero aunque algunos de sus hijos no hayan heredado eso y no lo digo por Franck, sin picarse los demas.

    Ahora los alcaldes solo buscan llenarse los bolsillos, son peleles como muñecos de trapo, sino miren a Zevallos. El le ganó un juicio a la OXY, cuanto podria ganar el municipio a CWE y reparar esa calles que parecen Kosovo bombardeada. En fin, no hay mal que dure cien años.

  6. Jaime, si vas a publicar un homenaje a uno de los mejores alcaldes que tuvo Iquitos y si no fue el mejor por lo menos fue y es el mas querido hasta el día de hoy, no lo hagas manchando la honra de quien ya no puede defenderse, y ofendiendo a sus seres queridos, que aún estamos vivos para hacerte saber que a los muertos tambien se les respeta. Repudio totalmente los comentarios expresados en esta columna ya que mi Padre estando vivo nunca tuvo un llamado por la justicia por los casos mencionados. Normalmente como buen Loretano reviso este diario casi todos los día y nunca pense encontrarme con un comentario con falta de argumentos para cerrar un homenaje, no creo que tu mentor, tambien el mios y de muchos muchachos mas, Maurilio, te haya enseñado que es bueno hablar mal de los ausentes o de alguien que ya no puede defenderse, por que él a mi me enseño que eso es cobardia.
    Lo minimo que espero de tu persona por lo poco que te conozco es una disculpa a todos las personas agraviadas que somos yo y mi familia.
    Como nunca me escondo de nada, si quieres aclarar algo conmigo que aún estoy vivo te dejo el número de mi celular 946296108.

    Saludos

Comments are closed.