El silencio del obispo

229
5
Compartir

El silencio del obispo

En trance de brillante sátira, don Francisco de Quevedo y Villegas, escribió que los religiosos de su tiempo querían tener todas las cosas terrenales para montados sobre ellas amar a Dios. El amor al Señor no tenía límites entonces. Cuanto más cosas más amor. Algo de eso pasa ahora con un medio que también pertenece al respetable  Vicariato Apostólico de Iquitos que se nombra La Voz de la Selva. La emisora religiosa quiere tener todos los trabajos ajenos a sus pies para emitirlos sin pedir permiso, sin citar la fuente y sin pagar un solo centavo. Es ya una costumbre que se dispara como una viveza sin heridos ni muertos. Todo pasa piola y la vida es un carnaval.

Pero tanto cayó  el cántaro al agua que se acabó la paciencia. No se pudo decir otra cosa de esa manía de piratear el trabajo y el esfuerzo ajeno. De no respetar los hallazgos de otros, renunciando al propio impulso laboral y a la propia creatividad, si es que ese existe por esos predios. No es la primera vez que este diario sufre semejante atentado contra los derechos de autor, contra la propiedad intelectual. Nadie es intocable,  sobre todo cuando dirige o participa en la dirección de una emisora. Por ello la nota exasperada de ayer donde se sindica al mismo obispo como el que hurta nuestro trabajo.  O el que permite que ocurra ese delito. O el que no dice nada ante el robo de los que laboran en esa radio.

El silencio del obispo puede tener varias explicaciones. Pero no estamos para imaginar las razones, humanas o divinas,  del señor Miguel Olaurtúa. Exigimos que no se nos piratee. Nada más. Es nuestro derecho elemental. El resto, las burlas y las sonrisas pendejas de alguien que se cree un vivo, es solo digna de la sátira de  ese abuelo instantáneo de todo incendiario, como decía César Vallejo de don Francisco de Quevedo.

(Visited 33 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorJhodernet
Artículo siguienteNuevo movimiento

5 Comentarios

  1. Pero que ocurrencia. “El silencio del Obispo”. Como si fuera poco la cantidad de sandeces e injurias de las que ha sido víctima el Obispo Miguel Olaortúa como consecuencia de la publicación de la noticia que lo sindica de haber robado, ahora resulta que Pro & Contra esperaba una carta aclaratoria de monseñor en relación a lo que el editorialista denomina “la nota exasperada de ayer”. Pero es que acaso Vásquez Valcárcel y su corte no son conscientes de que cada cosa que aparece publicada en su diario será materia de “comentarios” como los que siguieron a la noticia “Obispo de Iquitos roba información” y que el padre Olaortúa no es ningún insensato para exponerse nuevamente a las diatribas, necedades y disparates que suelen escribir algunos de los que acceden a la invitación del diario (Deja un comentario) ¿¿??
    Haga la diferencia señor Vásquez, Ud. Es más inteligente de lo que hasta ahora demuestra.

  2. Una autoridad, sea alcalde, presidente regional o presidente de la nación, terminan siendo culpados porque uno de sus trabajadores cometieron un delito a donde ninguno de estos sabe lo que pasa. Pero, a LVS emisora de la iglesia católica le gusta tirar barro y mirar la paja en el ojo de las autoridades, llegando a crear un ambiente de odio hacia los mismos. No olvidemos que somos católicos a fuerza de golpes y castigos a nuestros pasados incas, quienes eran cruelmente torturados, no olvidemos, no lo olvidemos.

  3. En realidad no se entiende la forma en que fueron pirateados estos periodistas; se entiende que cada quien es dueño de su trabajo,(en el caso de las notas periodisticas), si esto es asi no se explica como se me va ha piratear un trabajo que es mio, solo que yo mismo o alguien ligado a mi que tiene acceso a mi trabajo permita la pirateada, Creo que todos necesitamos una mejor aclaracion sobre esto.
    Por otro lado es facil dirigirse contra alguien que sabemos no se pondra a la misma altura para contestar una afrenta de esta naturaleza; nadie es Dios para estar en todas partes y mucho menos el Obispo que es un ser humano como nosotros, si teniamos identificado a quien es la persona que efectuo el delito no se entiende el porque se le endiga al obispo su comision, creo que todos nos merecemos un poco mas de respeto, el hecho de tener un medio periodistico a disposicion no nos da derecho a difamar a quien nos de la gana.

  4. No es que se trate de un obispo o un barredor,la verdad es que estamos en un país donde no se respeta nada ni a nadie,pero lo divino es lo divino, y las consecuencias de nuestros pecados se tendràn que pagar, y luego no digan que Dios es malo, o que Dios nos esta castigando por tal o cual acto. Dios es nuestro padre que nos ama en nuestra libertad, la fuerza del pecado está en la ley, y por la ley entra la muerte. La paz de Cristo.

  5. Señores de Pro y Contra:

    Separen la paja del trigo. El problema que ustedes como periodistas tienen con LVS. que se resuelva en ese ámbito. No mezclen, entreveren a la Iglesia Católica con sus diferencias en el trabajo del periodismo.

    Muchas gracias.

Comments are closed.