El poema de Percy

El poema de Percy

202
0
Compartir

Este setiembre se presta para la poesía. Y en esa poesía me envuelvo en los últimos días para que se concrete la publicación del poemario de Percy Vílchez Vela. Prestado tomo de “Mural de las aguas” el primer poema. Es un autoregalo, si quieren, porque la vida me ha dado el privilegio de leer algunos poemas antes que sean publicados y mi soledad conoce de lo mucho que disfruto de ello. Y, mientras la ciudad se envuelve en el desorden y el bullicio, en algún lugar del planeta hay alguien que lee poesía. Si las autoridades leyeran un poema diario estoy convencido que serían mejores. Pero, mejor, comparto arbitrariamente esta obra de Percy que antes de fin de año se presentará en el boulevard de Iquitos.

ORACION A LAS AGUAS

                SALVAME, oh Amazonas, de mí mismo

y mi  comedia de trapos.

                No me dejes como a inquilino que nada dura

                y sobrado de gemidos.

                               Desciende de prisa hasta mis cruentos aullidos,

mis últimos antros.

                Y dime cómo se hace para perdurar

en la vagancia, la hojalata.

                               Calma por un instante a mis renegados,

                mis revoltosos, mis asesinos.

                               Expulsa con tus muyunas a mis glotones,

mis suicidas.

                               Concédeme un baño de limpieza

de mis tristezas, mis entierros.

                               Es cierto que nunca debí abandonar

                mi casa como un bellaco,

                               pero no me dejes desterrado en la culata.

                Contemplo hoy tu paso y no quiero regresar

                               a mi asiento, mi calvario.

                Y anhelo viajar tanto hasta acabar con mi nave.

                Limpia con tus olas esas nostalgias

de lo que dejé hace tiempo.

                Oculta en tus tributarios mis miasmas,

                mis purmas en la noche.

                No me dejes sucio en las ciénagas,

                en el bosque quemado,

                en el rastro que dejan las pordioseras.

                Condúceme a tus islas y que no haya

                otro adiós en mi ruta.

                Cántame esta noche, desde tus olas,

                               el ícaro del perfumero

y que los días tengan otro aroma.

                               En el estruendo del agua que cae

descubro todas mis lágrimas ocultas,

                               las lluvias que vendrán,

mis ríos viajando sin mi padre.

                               ¿Cómo asciendo a ciegas, navegando en contra,

para comenzar de cero,

                               para no meter la trompa otra vez?

¿Cómo me quedo a construir un lugar

                               que no tenga pena?

                Concédeme mis naves huidas

                               y mis  únicos bienes:

mi caserío entre alcanfores,

                mi arroz en sus primeros días,

                el canto de mi madre entre los urpaisillos.

(Visited 28 times, 1 visits today)

Deja un comentario