El escritorio no está cojo

113
0
Compartir

Hay piedras en el camino que uno supera a diario, incluso hay algunas muy dolorosas en los riñones y vesícula. Se colocan primeras piedras “fantasmas” como en el nuevo hospital Iquitos. Pero esta le cae a pelos a los serenos de este puesto de la calle Ricardo Palma con San Martín.

(Visited 18 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorEl lugar no importa
Artículo siguienteJoaquín y Milagros

Deja un comentario