Editorial – Julio 15

274
2
Compartir

Debates

En la política nacional el primer debate político electoral y el más comentado es el que sostuvieron en su momento los candidatos Luis Bedoya Reyes y Jorge Grieve, ambos candidatos a la Alcaldía de Lima en las elecciones de 1963 que fueron convocadas por el recién juramentado Fernando Belaunde Terry. El segundo debate televisivo y electoral también fue protagonizado por Luis Bedoya Reyes y Héctor Cornejo Chávez en 1979 con ocasión de la campaña para la Asamblea Constituyente. Desde 1963, entonces, la televisión como parte de los medios de comunicación se convirtió en protagonista de las campañas electores. Y la relación televisión-política es frecuente dada la apabullante atención que provoca estar frente a lo que muchos llaman “caja boba” o como la llama el periodista César Hildebrandt, “cámara del terror”. A pesar que la radio ya tenía muchos años de operación en el país, fue con la llegada de la televisión que los debates electorales concitaron la atención y muchos indican que después de la aparición de la televisión los mítines en las plazas comenzaron su ocaso. Hoy se puede afirmar que los set de televisión han reemplazado a las plazas públicas.


Cuando en 1990 el escritor Mario Vargas Llosa postulaba a la Presidencia de la República confío en una entrevista televisiva que él estaba de acuerdo con protagonizar un debate televisado pero que, contrariamente a su posición, los asesores de campaña le habían persuadido de no intervenir en ninguno porque estaba en primer lugar y no era recomendable hacerlo porque tenía más que perder que de ganar. Ahora que el sistema electoral obliga a una segunda vuelta si es que no se logra un determinado porcentaje de la votación la mayoría de candidatos espera la primera vuelta para que el debate se haga con los dos primeros. Así sucede en las elecciones presidenciales y, hoy que la segunda vuelta ha sido incorporada a las regionales si es que ninguno de los candidatos obtiene más del 30% de los votos, seguramente sucederá en Loreto y en otras regiones del país.

Y si de debates se trata –sea en la televisión o en la radio- lo mejor es que se haga entre dos con un moderador. La de Bedoya con Cornejo fue moderado por el entonces conductor del programa “Contacto Directo”, Alfredo Barnechea, quien luego se convirtió en candidato a la Alcaldía de Lima por el APRA, sin éxito. Los debates más recientes presidenciales fueron moderados por el periodista Guido Lombardi que actualmente es congresista de la República. Lo que demuestra, además, que entre periodismo-política-elecciones existe una estrecha relación.

Entonces, son importantes los debates. Pero algunas precisiones: tiene que ser transmitido por la televisión. Tiene que ser protagonizado por los dos principales protagonistas. Tiene que ser moderado por un periodista de reconocida imparcialidad, aunque después se lance al ruedo electoral. Si estas condiciones no se cumplen el debate no sólo pierde su esencia sino su efectividad.

(Visited 52 times, 1 visits today)

2 Comentarios

  1. No puede haber debate cuando no se tiene nada en agenda. La experiencia nos dice que los debates solo sirven para ridiculizar al oponente y para verter una serie de promesas que nunca se han cumplido. Por lo tanto y sobre todo es este pais desinformado, mi opinion es que los debates son una perdida de tiempo y sirven para mantener el rating de algunas televisoras. ¿alguien me puede decir que los debates fueron beneficiosos cuando llegaron al poder los contendores?
    Los debates seran como tal, cuando se tiene en agenda temas fundamentales, trascendentales y determinantes. Lo que hay ahora son trivialidades. Me refiero a cuestiones estructurales, cambio, renovacion y la busqueda de un nuevo sistema que sea mas justo, equitativo, humananizado, incluyente. El desarrollo de la humanidad se debe a los constantes cambios que permanentemente propulsan las personas ya que estamos en constante evolucion, aunque para muchos el cambio es renunciar al orden establecido porque a veces somos conformistas y reacios al cambio. Toda la sociedad esta en permanente cambio y a eso debemos adecuarnos. En estos tiempos se habla de innovacion, de valor agregado, de adecuacion al cambio, entonces desechemos lo viejo, lo anacronico y busquemos un mundo mejor.

  2. Este editorial es muy genérico, deberían centrarse más en la realidad loretana, parece sacado de alguna página web como el rincón del vago o wikipedia, no se trasluce un trabajo periodistico serio. Disculpen pero es mi apreciación y les pido pisar firme cuando se haga un análisis y que sea actual y de preferencia local.

Comments are closed.