Editorial – Enero 26

209
1
Compartir

En los laberintos de la peste

En los laberintos homicidas de la peste del dengue hemorrágico cualquier cosa puede ocurrir. Suceder, por ejemplo, que cerros de inservibles todavía no sean recogidos por los raudos camiones recolectores como ocurre en la calle Cahuide. Ocurrir, por otra parte, que los letales zancudos sigan vivitos y coleando  luego de la implacable fumigación. El veneno no les hace nada. O suceder que los voceros oficiales de la salud mortal entre nosotros nieguen la acción asesina del zancudo. La demora en la confirmación del motivo de la muerte de la última víctima del feroz dengue, Jeannette Rejas, confirma que la espantosa situación no está bien manejada.

Es como si esa epidemia hubiera agarrado por sorpresa a los que tienen la responsabilidad de velar por la salud de la ciudadanía. Es como si no supieran cómo actuar con eficacia en instantes en que las victimas no dejan de aparecer. El recojo de inservibles, con su caos, su retraso, sus equívocos, es una muestra palpable de que hay vacíos lamentables que se tienen que enmendar.  Estamos, seguimos,  en los laberintos de la peste del dengue y nada se gana tratando de ocultar la verdad, de retrasar las malas noticias. Mejor es enfrentar a los hechos por muy dolorosos que sean.  La memoria de la difunta merece otro trato.

En el pasado, los que sobrevivían a una peste no eran afortunados que recibían atención médica puntual o que eran defendidos por agresivas campañas de combate contra los agentes asesinos. Esas personas se liberaban de la muerte porque huían de los lugares contaminados. Huían  para siempre y comenzaban de nuevo en la distancia.  Sería absurdo que en el presente, existiendo tantos avances tecnológicos, ocurran de nuevos las migraciones de hombres y mujeres espantados ante tanta muerte.

(Visited 40 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorRegresan o se van
Artículo siguienteJhodernet – Enero 26

1 Comentario

  1. hola amigos de pro&contra saludos para todos uds kiero hacer una denuncia atraves del chart k en el (inabif) es un atropello la presidenta lleva insumos de comida para su casa sinceramente para mi es una falta de respeto;como se van a llevar la comida de los niños si hasta abusan de las cocineras el pago de ellas mensual es de 350 y trabajando 15 años de servicios par colmo sus hijos se van a comer alli con su mujer (alli no keda todo chau y gracias)

Comments are closed.