Editorial – Agosto 6

211
1
Compartir

La deuda del candidato besuqueador

El besuqueante Charles Zevallos es el primer cabeceador que anda en campaña. Suelto de lengua y muy orondo, como si nada grave estuviera pasando. De acuerdo a información fidedigna, el aludido debe hasta la fecha 35 mil nuevos soles. Una suma respetable que no ha comenzado a pagar pese a que su deuda tiene como dos años. Es decir, suponemos, espera que el monto se evapore con la agobiante repetición del cansancio perpetuo, del olvido ingrato y de los desengaños de los cobradores. El asunto no está para perro muertos ni nada que se le parezca.

El apasionado candidato tiene que pagar lo que debe. Ahora mismo. Mañana a más tardar. Y temprano, antes que sea demasiado tarde, como dice el bolero. Porque si sigue haciéndose el desatendido, el que no sabe  nada,  puede ser peor. La  suma se incrementaría inevitablemente. Porque uno de los cobradores, el señor Alfredo Boullosa Chávez,  interpuso una denuncia civil para cobrar su parte más las moras, los intereses y otros gastos. El otro cobrador, el agredido Estado, podría apelar al implacable  embargo judicial. Entonces ese candidato deudor se verá en inevitables problemas financieros.

El castigo mayor podría venir, sin embargo, del electorado. Pues el escandaloso besuqueador no consignó en su Hoja de Vida nada del proceso que se le siguió, nada de la celda que ocupó y nada de la deuda pendiente que le acosa como una pesadilla. Es decir, ocultó información sobre su existencia, mintió para presentar una imagen de limpieza penal y judicial que no es tal. ¿Cómo confiar en un candidato de esas cualidades deudoras y mentirosas? ¿Qué esperar de su probable gestión cuando no cancela sus cuentas y engaña a sabiendas? ¿Cómo creerle ahora que toda ha salido a la luz  con evidencias irrefutables?

(Visited 24 times, 1 visits today)

1 Comentario

  1. Creo que este señor no muestra transparencia en lo que dice y lo que hace. Los electores deben estar bien informados, las autoridades electorales deben ver tambien estos casos. ¿cual es la accion a tomar cuando los candidatos mienten en su hoja de vida? ¿quien garantiza la transparencia de los candidatos? o simplemente ¿es una formalidad la presentacion de la hoja de vida, los ingresos financieros, etc?. Estoy seguro de que muchos candidatos tienen rabo de paja, tienen sus perlitas por ahi pero nadie dice nada y nadie hace nada. La poblacion debe conocer al detalle las hojas de vida de todos los candidatos, si es posible publicarlos en los medios de comunicacion, en las calles, en la television, la radio. Es la unica manera de conocer algo de los candidatos como: sus logros, aportes, estudios, titulos, condiciones sociales, familiares, referencias laborales, test psicologicos, certificados de salud, situacion judicial, penal, sus creencias, su filosofia, habilidades, etc, etc. Creo que pocos lograrian satisfacer las expectativas de los electores y creo que esa es la unica forma de ser transparentes. ¿se podrá hacer eso en Perú?. Mientras tanto no esperemos mucho de los gobernantes, ya tenemos ejemplos de sobra.

Comments are closed.