¿Dónde está el Oleoducto Nor Peruano y cuánto petróleo transporta?

417
0
Compartir
1126 (cortesía rpp.pe)
1126 (cortesía rpp.pe)

Más de medio millón de barriles de petróleo diario es lo que puede transportar esta gigantesca pieza de ingeniería.

El Oleoducto Norperuano (ONP) tiene una longitud de 854 kilómetros (atraviesa costa, sierra y selva). A lo largo de este entramado de tuberías existen estaciones recolectoras que pueden almacenar entre 178 mil y 1 millón 960 barriles de crudo.

Tramos:

Se divide en dos tramos, el primero de 306 kilómetros, conformado por tuberías de 24 pulgadas de diámetro que unen las estaciones 1 y 5. La tubería está protegida con pintura epóxica, debido a que en la selva atraviesa agrestes terrenos o está sumergida. Existen lugares donde es imposible que los tubos vayan a nivel de tierra por lo que deben ser sostenidos por soportes tipo “H”.

En el segundo tramo tiene una longitud de 548 kilómetros y se inicia en la Estación 5, la tubería de 36 pulgadas es protegida con cinta de polietileno negra de 20 milésimas de pulgada y cubierta con una cinta blanca del mismo material de 25 milésimas de pulgada de espesor, para que pueda atravesar con éxito las zonas de montaña y de desierto. En las zonas salitrosas y rocosas, hasta llegar al puerto de Bayóvar, la tubería ha sido revestida con alquitrán imprimante de 4 milímetros de espesor, con dos envolturas de fibra de vidrio y una envoltura exterior de fieltro saturado de alquitrán.

El tercer tramo es el Ramal Norte que tiene una longitud de 252 kilómetros. Se inicia en la Estación Andoas confluyendo en la Estación 5 con el oleoducto principal.

Atentados:

El 14 y el 22 de este mes, Petroperú denunció dos atentados contra las infraestructuras del ONP, el primero en la comunidad & de Julio en el distrito de Laguna y el sgundo cerca de la comunidad nativa Nueva Alianza, en el distrito de Urarinas de Loreto, cerca de donde ocurrieron los derrames de los kilómetros 55.5 y 52.4 del Tramo I del ONP en agosto pasado.

Comunicado:

Petroperú informó que se sigue trabajando en la quebrada Sabaloyacu y las riberas del río Marañón, a fin de minimizar el impacto ambiental que pudiera ocasionar este nuevo atentado.

“Invocamos a las comunidades nativas, instituciones y a la opinión pública, a no dejarse sorprender por quienes solo buscan su provecho personal, afectando el ambiente y la salud de la población, así como activos estratégicos del país”, señala el comunicado. (rpp.pe)

(Visited 114 times, 1 visits today)