Cuidado con el alza

218
1
Compartir

Cuidado con el alza

La original y enconada revuelta de los cines en Iquitos, suceso que espera todavía a su cronista documentado, su inspirado novelista o a su hablador placero,  se encendió  debido a una vieja cuestión: el alza de los precios. Siempre esa medida, que muchas veces solo fue simple voracidad de comerciantes, perturbó a la ciudad. Pero el colmo fue que en 1968 el alza era   de las entradas para ver un estreno. Se trataba de una película del ahora casi olvidado Cantinflas o Mario Moreno. El propietario pretendió pescar a río revuelto y se encontró con la demolición de la turba.

No parece verdad semejante estallido, semejante furia, ante el cambio de la paga en los sencillos boletos, pero hay testigos de que el quilombo comenzó en el cine Bolognesi que ya no existe. La lección es simple, elemental: hay que tener mucho, bastante, cuidado en tocar los ajustados bolsillos de la gente. Todo ese rollo anterior para referirnos al actual inconveniente de los choferes y los propietarios de los microbuses, la mayoría de los cuales circulan porque el aire es gratis. El precio de los  pasajes ha subido hace poco. Nadie se opuso porque los combustibles subieron primero. Hasta ahí todo bien.

El asunto se complica porque los señores propietarios quieren subir la llamada feria. No sabemos qué cosa ha ocurrido, qué  alza de qué repuesto, llanta o hasta agua para el radiador para que los citados quieran incrementar sus ingresos.  Y, como siempre, la víctima elegida para pagar el pato o para seguir llenado los bolsillos de cierta gente, es el usuario.  Hay que tener mucho cuidado para tocar el ajustado bolsillo de la gente de a pie, del que espera en las esquinas, del que viaja parado y paga igual. Es el montón oscuro y formidable que si se amarga puede hasta acabar con los destartalados  microbuses de cada día.

(Visited 33 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorJhodernet
Artículo siguienteMenor vendía droga

1 Comentario

  1. No es cierto que un incremento en la “feria” lo paguen los usuarios, el incremento ya se dio, las justificaciones de ello son muchas, y la mas saltante es que por decadas el incremento del pasaje urbano se vio postergado a costa de la feria de los transportistas.
    Considero el comentario como una incitacion al vandalismo de los pobladores loretanos en contra “posiblemente” de los transportistas (¿sino de quien mas?)que mas que un comentario parece una amenaza vedada , porque eso es lo que entiendo con la frase del comentario “El propietario pretendió pescar a río revuelto y se encontró con la demolición de la turba”.
    Señores periodistas, debemos ser mas cautos con nuestros comentarios, tengamos presente que son orientadores sociales y no incitadores al vandalismo.

Comments are closed.