Conductas que nos llegan con la maternidad

352
0
Compartir

 900 Familia.

Hasta que nos convertimos en madres, creemos que tenemos casi todo bajo control y que no hay nada que pueda desbalancearnos. Lo que sí es seguro es que nada vuelve a ser igual y adaptamos conductas propias de la maternidad.

1- Sospechoso desinterés por la moda. Descubres que la ropa no es tan importante, y al conseguir organizar todo un outfit,  dura impecable lo mismo que dura una sonrisa.

2- La dieta de la aspiradora. Sentarte a comer es algo que no siempre es posible, tomar un café caliente es cosa de suerte, casi siempre terminas comiendo lo que encuentres por allí, de pasada: tal como una aspiradora.

3- Amnesia selectiva. Una de las conductas más inexplicables que desarrollamos las madres es la capacidad de olvidar a demanda. Olvidamos que no dormimos la noche anterior, que despertamos cuatro veces en la madrugada, lo que es darnos una ducha de más de cinco minutos y también lo que significaba pasar dos horas en el salón de belleza. Sin embargo, no nos importa.

4- Resistencia al sueño. Somos capaces de hacer cosas con pocas horas de sueño, incluso con los ojos cerrados.

5- Sensibilidad extrema a los olores. La maternidad desarrolla el extraño poder de oler a distancias impensadas y tener razón cada vez.

6- Obsesión por la fotografía.

7- Resistencia al dolor.  No importa si nos duele la cabeza, la espalda, los pechos o la vida, cada vez que vemos la sonrisa de nuestros hijos y nos preguntan cómo estamos la respuesta es siempre “estoy feliz”.

(Visited 51 times, 1 visits today)