Caucho y educación

294
3
Compartir

Caucho y educación

ESCRIBE: Jaime Vásquez Valcárcel

Lloren, si quieren. Con o sin pañuelo. Hemos retrocedido. Estábamos en el penúltimo lugar y ya alcanzamos el último. Nuestros hijos no entienden lo que leen. Los que leen, es decir. Una lagrimita más, si prefieren. Necesitamos con urgencia un plan de salvataje hacia nuestros hijos que son, repito el discurso, el futuro de la región. ¿Qué hacemos para salir de ese último lugar en un país donde ya tenemos el último lugar en el continente? Parece que nadie se ha dado cuenta pero somos los peores entre los peores. Es para llorar y no es broma. Trataré de explicar en un párrafo lo que me resulta inexplicable. No sé si lo logre. Pero ahí va.

En la evaluación que se ha hecho de la educación en el país estamos hasta el perno. Por lo menos en comprensión lectora. Porque en matemática estamos un poquito peor. Claro porque contrariamente a lo que se cree para resolver un problema matemático hay que entender la pregunta y si no comprendemos la lectura, entonces pues hermano. Agarrénse. Hay dos niveles. En el nivel uno están los que responden las preguntas más fáciles. Solo 47 de 100 alumnos entienden lo que leen, a nivel nacional. Porque a nivel regional, es decir Loreto, 31 de 100 entienden lo que leen. Y si nos ponemos más específicos en Maynas solo 44 de cada 100 entienden lo que leen. En el nivel dos, donde están los que comprenden mejor, a nivel nacional 30 de cada 100, en Loreto 6 de cada 100 y en Maynas 9 de cada 100 entienden muy bien lo que leen. Llaménlo como quieran. Así estamos.

No nos vamos a poner contestatarios porque, según los estudios, el 80 por ciento del proceso educativo de los niños y adolescentes se adquiere en el hogar y la escuela –sea pública o privada- solo aporta con el 20 por ciento. Así que no nos vayamos por la tangente. No echemos la culpa –que algo la deben tener, sin duda- a las autoridades. Miremonos en el espejo. Y no es difícil. Es facilísimo. Responda usted, padre de familia, una pregunta sencilla: ¿cuántos libros lee su hijo al año y cuánto de lo que lee comprende parcial o totalmente? Si usted se corre a esta pregunta se habrá corrido a la responsabilidad de educar para la vida a su hijo y dentro de una década estaremos peor que el año pasado, que es el período en el que se hizo el estudio. Si no descendemos de lugar será porque después del último ya viene solo la oscuridad. Oscurantismo que le llamaban a quienes no accedían por error u omisión a la enseñanza en tiempos de nuestros abuelos.

Disculpen los abuelos, pero ellos tampoco estaban tan bien que digamos. Por estos días que me he vuelto a fascinar con la literatura de la época del caucho y ando medio empecinado en saber qué pasó qué piso en nuestro territorio y leo y releo “Arana, rey del caucho” –ese libro escrito por Ovidio Lagos, periodista de Rosario, Argentina- texto que reeditará Tierra Nueva y que todo amazónico debería leer ha venido a la mente un párrafo esclarecedor. Se trata de la realidad iquiteña cuando todo nos llegaba de Europa. En los años que más fácil era ir a Liverpool que a Lima. Y, claro, donde se diezmó a las poblaciones oriundas. Al leer las cifras oficiales del Ministerio de Educación ha venido a mi mente este párrafo del libro de Ovidio:

“Esa sociedad inesperadamente próspera donde el dinero ingresaba a torrentes, no podía escapar  al aislamiento geográfico, a la insularidad cultural(…) No existía, por ejemplo, la enseñanza secundaria. Este hecho inexplicable ante tamaña riqueza habla a las claras de una suerte de negligencia por parte de los caucheros, que resolvieron el problema de un modo exótico: sus hijos se educarían en París y en los Estados Unidos, aprovechando la conexión directa marítima entre Iquitos y Liverpool (…) Iquitos, sin enseñanza, con calles de barro, con un clima opresivo, con una mínima infraestructura sanitaria, no era el lugar indicado para los reyes del caucho.(…) En París, por ejemplo, existía un colegio con más de cien niños loretanos”.

No sé si en nuestra región habrá más dinero en este 2012 que en los años del caucho. A veces pienso que ya ni importa eso. Lo que sí podemos asegurar es que si los caucheros enviaban a sus hijos a Europa para estudiar  secundaria porque no había colegios en Iquitos hoy es como si no existieran porque igual no aprenden nada.

(Visited 35 times, 1 visits today)
Compartir
Artículo anteriorJhodernet
Artículo siguienteLa peor noticia

3 Comentarios

  1. Pero no se trata de buscar un culpable, sino de buscar soluciones, si es verdad que el texto hace un analisis del porqué? no podemos caer en esa rutina de sentarnos a evaluar de quien es la responsabilidad, de quien es la culpa… No olvidemos que el poder de nuestros representantes viene del pueblo, en ese caso tendriamos que decir que la culpa de los problemas es del pueblo. Particularmente no apoyo al “reclamo” sino a las “soluciones”. Como hacer para mejorar, como ayudarnos entre nosotros mismos, hacia cuales de las debilidades de nuestra poblacioón o el mismo sistema, dirigir nuestros planes de soluciones. Si alguien quiere ideas avisenme, que me gusta hablar de eso, pero si se trata de hacer lo contrario: no, Para mi eso es perder el tiempo.

  2. Y la culpa de quién es? te has preguntado…… ummmmm.,… dejame adivinar…… no lo puedes decir….. pues yo lo dire…. es del Gobierno Regional de Loreto, con sus autoridades que han hecho de la educación un mal negocio para el Perú ….. preguntate ¿Cuál es la política educativa regional?¿EXISTE?¿Cuántos objetivos se han cumplido durante toda la gestiòn del presidente de la regiòn Ivan Enrique?…. por eso cuando se da una noticia se da completa con los RESPONSABLES de esta tan VERGONZOSA situación y no solo lamentos y mas lamentos. pero cuando las opiniones estan prisioneras y no puedes decir lo que quieres decir porque te han tapado la boca con algun lucro inmoral por decir algo menos fuerte. ya no eres imparcial y ¿si asi es lindo vivir?, entonces vive asi.

    • Concuerdo completamente contigo Luis, pero como dice Letty Tamarit hay que dar soluciones y una de las soluciones está en decirles a nuestras autoridades cuando estan haciendo mal las cosas para que puedan corregirlas. Esa es la labor del periodismo, cosa que el que escribio este articulo lo hace a medias tintas y despues se queja o comenta del bajo nivel de educacion de los niños Loretanos sin darse cuenta que él, es uno de los que mas contribuye con esto al ser sesgados en sus comentarios.

Comments are closed.