Candidato en prisión

282
3
Compartir

En el silencio de su celda el señor Anaya Oropeza debe añorar el sabor dorado de los suculentos pollos a la brasa que devoró sin piedad. Debe extrañar hacer su digestión cómodamente instalado en su escaño. Debe anhelar su jugoso sueldo. Porque el aludido no era cualquier  persona. Era un flamante parlamentario que se fue a cana por adulterar las facturas en pollerías y otros lugares gastronómicos. Comer bien fue su ruina. Hasta ayer él era el último político en habitar una prisión En el Perú de pisco y butifarra, política y cárcel se enlazan y relacionan estrechamente. Uno de los primeros prisioneros fue el señor Atahualpa. El mismo no pudo conseguir la libertad ni porque ofreció todo el oro del mundo andino.

Entre ambos presos, el líder cuzqueño y el congresista de los pollos, hay tantos seres que fueron a la prisión, después de estar en el trono del poder, de tener algún cargo público y de vivir a lo grande con plata ajena. Política y prisión son prójimos. Pero hay gentes afortunadas que andan libres y coleando en vez de ocupar estrecha celda. Sus evidentes delitos no son sancionados.  Las denuncias sobre sus hazañas no ingresan a los predios de la justicia o se hacen humo en un dos por tres. Así, tantos con evidentes signos exteriores e interiores de riqueza  quedan impunes. La cárcel no les espera en ninguna esquina.

La campaña política de estos días se vio súbitamente alterada por el encarcelamiento del candidato fujimorista  Víctor Grandez Saldaña, el hombre que alcanzó a ser burgomaestre de Punchana.  La cosa estalló de pronto y el ciudadano  aludido fue trasladado,  con esposas y rodeado de custodios, al penal San Jacinto.  Al margen de su inocencia o su culpabilidad, lo que interesa es que la política nuestra, la nacional y la  local, sigue vinculada a la carcelería, a las cuatro esquinas,  como un rasgo incurable de la peruanidad.

(Visited 29 times, 1 visits today)

3 Comentarios

  1. amigo ben tanto escribes y no dices nada, pasalo a limpio todo lo que hablas en borrador, simplemente nuestro pais esta gobernado por los delincuentes con terno y corbata llamados politicos o magistrados con licencia para robar, aquellos que no roban carteras, sino que roban obras completas, roban millones, que pueden llevar al desarrollo a nuestro pais, en el caso de grandez que obra de impacto realizó en punchana????, su obra más grande es el Bunquer Parrandero que tiene en la carretera a Nauta, donde hace encerronas con el Presidente de la Corte Superior de Loreto, y que ahora como judas lo traicionó, y otras autoridades más, es por eso la dilatacion de todos sus procesos, el fue autoridad de punchana hace varios años atras y dicen que su proceso es del 2009 jajajajajajaj, dejame reir, sera que el presidente de la corte dejo de recibir su cupo mensual por la justicia arreglada a favor del señor Grandez, ESO ES NUESTRO PAIS Y NUESTRAS AUTORIDADES Y LOS QUE DESEAN SER CONGRESISTAS

  2. Pedro, Anaya no es inocente y el mismo reconocio su error.
    Aqui el asunto de fondo es que Anaya fue usado como chivo expiatorio, porque la justicia en este pais es solo para los ricos, para los poderosos, para los que tienen influencias tanto politicas como economicas.
    De hecho hay politicos que estan en la carcel y que merecen estarlo por cometer un delito, pero tambien hay politicos delincuentes que andan felices y que sin ninguna verguenza estan esperando la mamadera nuevamente con la reeleccion. Los delincuentes mas grandes no estan en la carcel, se pasean felices por las calles o simplemente estan en un cuartel policial de donde sin ningun control hacen campaña.
    Esos son los escandalos de la justicia peruana que creen que encerrando a una persona por nimiedades o trivialidades, estan cumpliendo a cabalidad su funcion. Clara muestra que el poder politico y economico es quien manda y tiene sometido al poder judicial.
    Por eso seguimos siendo un pais tercermundista, un pais con desigualdades abismales. Ningun candidato a excepcion de Ollanta, está planteando cambiar estas desigualdades, cambiar este modelo injusto. El borrachin y mentirso; la hija del asesino, el mudo o el lobbista quieren que sigamos viviendo como hasta ahora vivimos, osea, fregados.

  3. en realidad hay muchas cosas que la gente aun no sabe; que al momento de juzgar a alguien ver si es culpable o inocente, y los dos ejemplos que ponen de Atahualpa y Anaya está plagada de parcialidad e intereses, lo peor que se sabe que una persona entra a una carcel pero no se ve si en realidad está bien sentenciada, por que todo mundo sabe que hay tanta gente inocente como ANAYA,

Comments are closed.