ADELA Y “SUS” OBRAS POR IMPUESTOS

814
0
Compartir

Las plazas de la alcaldesa y constructor detenido

La alcaldesa de Maynas no hace justicia a su profesión. Ella es arquitecta pero sus construcciones, sus obras, dejan mucho que desear. Ninguna de sus obras ha dejado de tener conflictos o problemas. Es como una maldición que arrastra. Ahora tiene en su haber dos plazas y ambas muestran retraso y una serie de cuestionamientos que incluyen la palabra corrupción. Corrupción que se debe investigar hasta las últimas consecuencias. Ambas plazas están paralizadas, no avanzan como deberían avanzar y corren el riesgo de convertirse en elefantes blancos. Es difícil para la alcaldesa cumplir con sus propios plazos, sus propias disposiciones, sus propias promesas, y de esa manera genera el descontento entre los pobladores.

El lunes pasado la alcaldesa reapareció en los boletines oficiales y en los medios de comunicación “luego de haberse reincorporado a sus labores tras unas breves vacaciones y después de atender un tema de salud”. Aunque no se ha determinado dónde pasó sus breves vacaciones ni qué temas de salud ha atendido la autoridad municipal ha vuelto con las mismas mentiras de siempre y, fiel a su estilo, culpando a otros de las obras paralizadas y las construcciones inconclusas.

Para no abundar en detalles nos limitaremos al tema de la remodelación de dos de las plazas principales de Iquitos que fueron encargadas mediante la modalidad de obras por impuestos a la empresa Turismo CIVA SAC que a su vez contrató a la empresa “Negocios Agrícolas y Forestales” para la ejecución de las obras en la Plaza Sargento Lores y también Francisco Bolognesi. Tanto CIVA como NAyF tienen una persona en común: Jorge Luis Dávila Pizango. Pues ha sido apoderado de CIVA y representante legal de NAyF. Todo ello no tendría nada de extraño si es que el pasado mes de julio este empresario no hubiera sido detenido junto con el alcalde de Yarinacocha, Gilberto Arévalo Ribeiro y en marzo no hubiera asumido la Secretaría General del Partido PPK en Ucayali y, además, aparece como uno de los aportantes para la campaña del hoy Presidente de la República con S/. 148,926.00 soles. Dávila fue detenido porque junto con el alcalde de Yarinacocha habían recibido dinero de otro empresario constructor que los denunció a ambos y fue el que colaboró para que las autoridades montaran un operativo que terminó con la detención de ambos.

Nadie sabe cómo el año pasado la alcaldesa de Maynas, Adela Jimenez, comenzó a hablar de “obras por impuestos” y que la entidad elaboraría los proyectos respectivos. A pesar que en meses anteriores se realizó la convocatoria, fue el último mes del 2016 que se convocó al concurso para la remodelación de las plazas Sargento Lores y Bolognesi. Curiosamente ambas se convocaron el 13 de diciembre y se seleccionó a la empresa con la que se firmaría el convenio el 29 de ese mismo mes. Pero no sería la única coincidencia. Ambas obras se dio a Turismo CIVA SAC y fue esta empresa la que seleccionó a Negocios Agrícolas y Forestales.

El representante de CIVA, Luis Ciccia Vásquez, ha declarado al diario “La República” hace unos días que ganó la buena pro de seis obras que le encargó ejecutar a Dávila bajo la modalidad de obras por impuestos. “Con Dávila estamos ejecutando actualmente la remodelación de dos plazas en Iquitos (por aproximadamente 8 millones de soles), dos obras en la localidad de Orellana, Ucayali (por poco más de 3 millones de soles), y la obra de Echarati (construcción de un puente carrozable por 13,5 millones de soles), que es la última que haré con él porque fueron aceptadas antes de que reventara (el caso del cobro de presuntas coimas). La que todavía no habíamos comenzado, aun ganándola en Pucallpa (una carretera por 63,5 millones de soles), fue desestimada por lo que sucedió”, dijo Ciccia. Al mismo diario declaró que “Dávila es mi amigo hace más de 15 años. Todo iba bien hasta que pasó esto (el caso de la coima). Pero Civa no ha sido solicitada por la Fiscalía. No tendría por qué. Uno como empresario se dedica a dejar obras. El problema que tenga un consultor con una mala autoridad está lejos de lo que tenga que ver Civa”.

Pero ¿qué sucede en las plazas de Iquitos? Hace varias semanas están paralizadas. Adela Jimenez ha declarado que “en el caso de las plazas hay una diferencia porque son obras por impuestos, donde el empresario invierte y va trabajando con su propio dinero. La empresa Civa tuvo un problema legal por una subcontratista, pero nos hemos reunido y ha hecho un calendario acelerado para poder culminar en su tiempo. Y ya están trabajando con mayor personal y maquinaria”.

Adela Jimenez añadió: “Sé que hay políticos interesados en que no se siga con la buena marcha de las obras, pero no voy a desmayar. Una obra no es fácil, es complicado, pero todo está en el empeño, el seguir las normativas conforme a ley. Hemos demostrado que nosotros culminamos las obras”. Sin embargo, todas las obras tienen problemas en la elaboración de expedientes, ejecución y recepción. Claro que Adela Jimenez en ningún momento realiza una autocrítica.

Pero volvamos a las plazas. Ambas tienen un plazo de ejecución de 150 días calendarios. 30 días para la elaboración del expediente y 120 días para la ejecución. Fueron licitadas bajo la modalidad de “SUMA ALZADA” y las bases establecen que si se produce algún retraso la firma ganadora se hace responsable de los costos adicionales. Incluso de la supervisión de la obra. Como ambas obras no tienen un tiempo de ejecución mayor a los 150 días se estableció que al final de este período se entregaría la totalidad de las mismas, sin ningún tipo de evaluación parcial.

Si en el tema de la repavimentación de las calles Adela Jimenez culpa a otras autoridades en el tema de las plazas debería asumir su responsabilidad, por lo menos política, en la demora. Pues tanto en Sargento Lores como Bolognesi ya ha pasado más de la mitad del plazo de ejecución y no se nota avance similar.

Obras por impuestos: para tomar en cuenta

Luego que el 25 de julio se interviniera al alcalde de Yarinacocha, un funcionario edil y al empresario constructor el diario PERU21 publicó días después que ese dinero “Era presuntamente el adelanto de una coima que Corporación Neptunia SAC entregaba al alcalde por intermedio del empresario Dávila para la construcción de pistas y veredas en la zona por un monto de S/4.2 millones. El hilo de la madeja de los nuevos destapes y vinculaciones de este caso con miembros de PPK lo proporcionó Francisco Goyburo, de Corporación Neptunia SAC, quien, ante la Fiscalía, reveló que una parte de la coima que ellos iban a entregar estaba destinada para Jorge Dávila, quien –asegura– coordinaba con la directora del Programa Mejoramiento Integral de Barrios (PMIB), del Ministerio de Vivienda y Construcción (MVCS), Gianinna Manrique.

Esta información fue difundida por Perú21 el 7 de agosto. Al día siguiente, Manrique fue destituida del cargo y el partido de gobierno la separó de su militancia sin mediar mayor explicación. Manrique, como ya se mencionó, fue fundadora de PPK y en 2015 ocupó dos cargos importantes en el partido. Como funcionaria del PMIB, manejó un presupuesto de más de 500 millones de soles para obras para el presente año.

El 7 de setiembre de 2016, en la Municipalidad de Yarinacocha, Arévalo convocó a siete alcaldes de la provincia de Coronel Portillo a una reunión técnica en la que participó Gianinna Manrique, quien asistió acompañada de su esposo Aldo Lombardi.

Según el reporte de actividades proporcionado a este medio por el MVCS, Manrique informó que viajó a Ucayali los días 6 y 7 de setiembre de 2016 para colocar la primera piedra en la obra en el jirón Nueva Luz de Fátima en Yarinacocha y para inspeccionar los avances de la obra de la avenida Miraflores en el centro de Pucallpa. No informó de otras actividades.

El alcalde de Yarinacocha presentó a Dávila: “Creo que todos los alcaldes tienen obras y aquí tenemos a nuestros empresario Jorge Dávila. Estoy trabajando con él, me abrió los ojos para hacer obras por impuestos (OxI) que van a beneficiar a mucha gente. Hemos obtenido el presupuesto de S/18 millones para el levantamiento de una carretera”. En el mismo video, Dávila explicó a los representantes ediles cómo superar el parámetro de “admisibilidad”, que es requisito indispensable en el expediente técnico que se presenta en el MVCS para que se aprueben las obras. También explicó que la modalidad de OxI es más rápida y más factible para obtener el financiamiento a través de Proinversión.

El 6 de setiembre de 2016, Giovanna Violeta, Gianinna Manrique, Rocío Rojas, Aldo Lombardi y Eddy Torres –trabajador del MVCS– abordaron una avioneta desde el aeropuerto de Ucayali, que fue rentada por Jorge Dávila. El ingeniero explicó durante una hora a Manrique y a Violeta las distintas obras que venía realizando la empresa de su propiedad en la provincia de Coronel Portillo, utilizando la modalidad de OxI. El material visual, obtenido por Perú21, fue registrado por el fotógrafo de la Municipalidad de Yarinacocha, Nestor Chichipe, quien acompañó a la delegación por disposición del alcalde Gilberto Arévalo.

El alcalde encargado de Yarinacocha, Guillermo Rabanal, afirmó a PERU21 que vio en la sede municipal a Giovanna Violeta, al menos una vez, reunida con el alcalde Arévalo. También denunció que la obra (ripiado) en la carretera Campo Verde-Nueva Requena, convocada bajo la modalidad de OxI que promovió Dávila y que iba a ser financiada por Luis Miguel Ciccia de Transportes CIVA, estaba sobrevalorada (64 millones de soles para 20 kilómetros de trocha) y que por ese motivo se suspendió su ejecución.

(Visited 264 times, 1 visits today)