CARTA ACLARATORIA

818
0
Compartir

                                                                                            Iquitos, 04 de octubre de 2016

Señores:                                                                               Diario “La Verdad”.                                                               Calle Calvo de Araujo N° 661 – Iquitos – Maynas – Loreto.

Atención:                                                                             Sr. Fernando Tapia Coral.                                                     Director.

Presente.-

Mediante la presente, realizo las respectivas aclaraciones a su primera plana y sus dos publicaciones al interior del diario de fecha lunes 03 de octubre del presente año 2016 en su diario La Verdad, tituladas “SE DEBERIA LLAMAR DESTRUCKSELVA”, “QUE CULPA TIENE CABALLOCOCHA PARA TENER INFORTUNIO EN SUS OBRAS PUBLICAS” y “¿OTRO CUSHILLOCOCHA”, en las que nuevamente se alude a mi persona y a la empresa que represento y se presentan informaciones con medias verdades, que redundan nuevamente en seguir dañando y perjudicando mi honor y reputación.

En su portada indica que a la empresa Construkselva, empresa que legalmente represento, le pagaron casi 8 millones de soles, pero abandono la obra, dejando 7 tramos inconclusos de la carretera Caballococha – Cushillo Cocha. Al respecto, debo aclarar que en la obra Mejoramiento de la Vía Caballococha – Cushillo Cocha, ascendente a la suma de S/. 10, 042,656.65 millones de soles, mi representada ha ejecutado físicamente la obra más allá de los S/. 7, 269,253.43 millones de soles, que en total nos había desembolsado la entidad, de manera es absolutamente falso lo que usted malintencionadamente intenta dar a entender, como si nos hubieran entregado el dinero y que nosotros no hemos ejecutado nada, cuando en realidad lo ejecutado por la empresa supera ampliamente el dinero entregado por la entidad, estando pendiente presentar una liquidación de obra en la que demuestra que hay un saldo a nuestro favor.

Asi también, es falso que hayamos abandonado la obra por alguna cuestión imputable a nosotros, puesto que el contrato de obra ha sido resuelto por mutuo acuerdo mediante Addenda N° 2 AL CONTRATO N° 020-2014/GRL/GRI, de fecha 02 de agosto de 2016, la misma que indica en su cláusula segunda “(…) por cuanto los recursos del Canon y Sobre Canon Petrolero que financian la obra, han disminuido considerablemente, hecho que imposibilita la aprobación y el financiamiento de las prestaciones adicionales de obra 01, 02 y 03 que se venían tramitando y por derecho que le habilita EL GOBIERNO, de reducir las metas del proyecto (…)”, precisando que esos Adicionales de obra eran de ineludible cumplimiento antes de poder continuar los 7 tramos restantes, Adicionales que han estado técnicamente sustentados, asi como las ampliaciones de plazo que han sido aprobadas por el mismo Gobierno Regional, como se podrá verificar en el expediente de seguimiento de obra que se encuentra en la misma entidad y en los archivos de nuestra empresa; incluso hemos firmado Adendas dando plazo a la entidad para que proceda a la aprobación de los adicionales que eran necesarios para la continuación de la obra, es más, hemos renunciando al cobro de mayores gastos, que legalmente nos correspondía, en virtud a nuestro espíritu de colaboración y de dar mayores facilidades a la entidad para que haga sus trámites internos de aprobación de dichos adicionales, situación que la misma entidad no ha podido cumplir, conllevando a  resolver el contrato de mutuo acuerdo.

De manera que esa obra no ha sido concluida por cuestiones ajenas a nuestra voluntad, y cuando dijimos en una carta anterior que nosotros no teníamos obras inconclusas, claramente señalamos lo siguiente: “(…) no tenemos ninguna obra inconclusa por causas imputables a nosotros, todas nuestras obras concluyen en su totalidad y sin mayores inconvenientes, salvo alguna cuestión técnica que corresponda reclamar ante las entidades e instancias correspondientes”, como claramente sucedió en el presente caso de la obra de Mejoramiento de la Vía Caballococha – Cushillo Cocha, sin embargo, usted, nuevamente tergiversa la realidad de las cosas.

En ese sentido, es totalmente falso y difamatorio lo que ustedes afirman sobre mi persona y la empresa que represento, presentan la noticia como si fuera nuestra responsabilidad el hecho que esa obra no esté concluida, por lo que una vez más, demuestro que la información que usted propala carece del más mínimo respaldo probatorio, de manera que su proceder carece de toda ética profesional en el desempeño de su actividad periodística, siendo sumamente cuestionable el nivel periodístico de las personas que trabajan en ese “diario” que lo único que hacen es difundir falsedades, ofensas, injurias, calumnias y difamaciones contra las personas, SIENDO USTEDES UNA VERGÜENZA PARA EL GREMIO DE PERIODISTAS DE NUESTRO PAÍS, quienes la mayoría de veces desempeñan una labor loable para la sociedad, informando verazmente la noticia.

Respecto a su ridícula apuesta pública, la misma que la tomo como de quien viene, no perderé mi tiempo en seguirle el juego a sus payasadas, además, existen otros medios de comunicación realmente serios, relevantes y con tiraje para hacer ese tipo de publicidad; no obstante, la actitud que usted viene teniendo en todo este tiempo hace parecer que no toma con seriedad el delito de difamación que está cometiendo en forma sistemática contra mi persona, dejando en claro que la simple publicación de mis cartas aclaratorias, las mismas que la ley lo obliga a hacer, no subsanan el agravio en contra de mi honor y reputación, puesto que no ha procedido a realizar ni una sola rectificación de las falsedades que ha divulgado, además que no las ha publicado vía página web de su diario, pese a que le he explicado y aclarado cada una de sus difamaciones y que mínimamente ha debido verificarlas, si lo hubiera hecho se habría visto en la obligación de rectificarse, o quizás sí verifico y pese a darse cuenta de lo errado de sus publicaciones, simplemente temerariamente no lo hace, muy por el contrario, usted ha seguido con su campaña difamatoria plagada de falsedades con el único animo de dañar mi honor y reputación; por lo que, a pesar de su incredulidad – evidenciada en el ánimo de burla con el que se refiere a mis cartas aclaratorias que le he estado cursando notarialmente, con el único afán de defenderme con los instrumentos legales existentes de su sistemática campaña difamatoria – entonces nos veremos en el poder judicial.

Asimismo, en una publicación anterior de su diario, de fecha miércoles 28 de setiembre del presente año 2016, titulada “QUIEN RESPONDE POR DOCUMENTOS FALSOS EN LICITACION DE COLEGIO”, podemos ver más de lo mismo, puesto que dan una información totalmente sesgada y parcializada sobre el tema de las supuestas firmas falsas, en esa información presentan su noticia con medias verdades, puesto que omiten señalar que los profesionales, que pertenecen a nuestro Staff, a los que supuestamente les han falsificado sus firmas, han ratificado y reconocido expresamente la veracidad de sus cartas de compromiso para pertenecer al Staff de mi representada en la licitación en cuestión, ante la Municipalidad Distrital de Belén, quien les ha solicitado formalmente a los mismos la respectiva ratificación, vía verificación posterior. Por lo que es otra patraña más, armada por los malos perdedores y respaldada abiertamente por su diario, incluso induciendo a error a la fiscalía, en el mejor de los casos; además recién el 26 de setiembre 2016 la policía formalmente le notificó a la Fiscal la designación del Perito Grafotécnico que debía realizar la pericia de las firmas acorde con el manual de procedimiento periciales de criminalística de la Policía Nacional del Perú. Demostrando asi, una vez más, la posición totalmente parcializada que ha asumido este diario y su director, respecto a ese tema y el ánimo difamatorio, que viene manteniendo desde hace algún tiempo hasta la actualidad, respecto a las informaciones que realiza sobre mi persona y la empresa que represento.

En ese sentido, a la luz de las evidentes informaciones falsas, parcializadas, difamatorias y ofensivas, esta última, en vista al injusto sobrenombre denigrante con el que se refiere a la empresa que represento, les solicito nuevamente que se rectifiquen de todas las difamaciones, falsedades y ofensas referidas a mi persona y a la empresa que represento, las mismas que han sido vertidas en su “diario” escrito y en su versión virtual y adicionalmente publique la presente carta aclaratoria, en un plazo máximo de 24 horas, conforme manda la ley.

Atentamente,

Jorge Rolando Cabrera Salvatierra

(Visited 246 times, 1 visits today)