“Yo fui el poeta en mi colegio, recitaba las poesias”

827
6
Compartir

Augusto Vargas dice que peleaba pero no lloraba porque sino perdía

Augusto Vargas y sus recuerdos

No se por quien voy a votar. El problema de la energía ya está solucionado por lo menos a nivel del Congreso. Lo que los candidatos tienen que decir es que hay que hacer que la ley promovida por Vargas se cumpla. La interconexión que venga con la fibra óptica que es fundamental. Me faltó comunicar más lo que hago en el parlamento. No tenemos los medios suficientes. Es fácil ser alcalde y presidente regional y tener presencia en los medios y no para un congresista porque no tiene presupuesto.

Es  uno de los más pequeños en el Congreso de la República, pero según sus palabras, el jefe de prensa del parlamento le confesó a un periodista de Loreto, que es uno de los congresistas con mayor proyección en la escena política nacional. No estamos seguros si es más alto que el chato Carlos Barrena, pero por ahí pueden ir los dos en estatura, con la diferencia que al actual legislador José Augusto Vargas Fernández le decepcionan los futbolistas. En entrevista a este diario el chatito de las grandes ideas nos confiesa algo más de su vida. Las poesías que declamaba. Sus peleas y la sudada de mano cuando cogió la de su primera enamorada.

José Augusto Vargas Fernández nació en el distrito de Sarayacu, en la provincia de Ucayali. De su niñez recuerda los viajes camino de Dos de Mayo a San Cristóbal en mi pueblo, yendo de la casa de sus padres a la de su abuelita en un panero de yuca. “Me llevaban caminando en la espalda. En el camino había heliconias, yo pedía los gallitos que tienen las heliconias. Luego recuerdo el colegio Amazonas, donde una profesora, cuyo nombre no  recuerdo, nos enseñaba valores muy importantes como la historia de un niño que hacia un plato para que la abuela no lo chancara”.

Augusto Vargas visitando San Regis

Vargas Fernández dice ser católico no practicante. Considera que para cumplir las enseñanzas de Cristo no necesita ir a una iglesia, ni un intermediario. “Cuando quiero hablar con Dios lo hago desde mi conciencia”, asegura el actual legislador.

El colegio, sus pelas y el amor

De su niñez José Augusto Vargas recuerda haberse ido muchas veces a las manos en el primer grado pero no recuerda porqué. “Nos íbamos al malecón que era más grande, todas las veces ganaba,  no por habilidad sino por pundonor. Cuando estás en la primaria gana el que no llora, no el que pega. Me podían pegar pero no lloraba sino perdía”.

El actual legislador recuerda con mucha añoranza algo que quizá fue sus primeras palabras en púbico. Fue en el primer año de secundaria en el Mariscal Oscar R. Benavides cuando estaba aun el gobierno militar. Juan Velasco Alvarado había dado un decreto que para cantar el himno nacional había que ponerse de pie y la mano al pecho a la altura del corazón. “El primer día todos estaban formados y estaban con la mano al pecho catando el himno, y Shapiama, que era el instructor militar, gritaba desde lo alto que me pusiera la mano al pecho. Me pido que suba. El error fue que me diera el micro. Me preguntó por qué no ponía mi mano al pecho: no ama usted a su patria, me dijo. Yo le dije que sí amo a mi patria pero que nadie por decreto me iba obligar a amar a mi patria y que habían muchos que se ponían la mano al pecho pero estaban destruyendo a mi patria”, recuerda.

Su padre nunca le pegó pero si lloró por enamoradas. “Hasta ahora lloro, creo que la única razón para llorar debe ser una mujer o la muerte de alguien cercano”. En el acto le preguntamos por su primera enamorada y nos señala que se acuerda de ella pero no está seguro si ella estaba enterada que era su enamorada. “Fui a ver Tiburón I, sudaba frío, sólo llegue a cogerle la mano nada más, no pude avanzar más, fue en el cine Iquitos”, recuerda Vargas una de sus salidas con la enamorada que recuerda.

Vargas Fernández nos confiesa que escribía poesías. “Yo era el poeta en el colegio, en la primaria recitaba poesías. Todos los viernes íbamos a la Iglesia Amazonas, nos llevaban a rezar y había una serie de actuaciones. Recuerdo que la profesora me pidió que preparara una poesía. Yo recité un poema de Vallejo: Amada, en esta noche tú te has crucificado sobre los dos maderos curvados de mi beso, y tu pena me ha dicho que Jesús ha llorado…

Luego de recitar la profesora me recriminó que cómo era posible que haya recitado una poesía tan anticristiana, yo no entendía.

Nació con la política

La política siempre estuvo en la case de José Augusto Vargas Fernández. En Dos de Mayo, su pueblo en el distrito de Sarayacu, ubicado a seis kilómetros adentro de la orilla su padre tenía su casa donde se enteraba de todo lo que sucedía. Su padre ya era aprista y recuerda que le contaron que en la época de Odría en su casa llegaron a vivir varios apristas corridos de la persecución. Fernando Barcia que era el secretario de defensa del partido fue uno de los que llegaron a la casa de su padre. Recuerda que el grado de politización en su casa era tal que había una lora que decía ¡Viva el Apra! ¡Víctor Raúl presidente! ¡Vargas Haya diputado!

Fue el año 1977 que José Augusto Vargas Fernández se inscribió en el Apra. “Nunca estuve decepcionado del Apra, si de algunos compañeros, de dirigentes, no del partido. Si algo va mal en el partido yo soy responsable e intento corregir. Puedo sentir frustraciones, estar en desacuerdos. Entiendo que siendo parte de un colectivo se tiene que corregir pero decepcionado nunca”.

No se aventura a dar el nombre de su mejor amigo pues dice tener muchos y no quiere olvidarse de alguno y se recienta. Recuerda que en su barrio era un niño extraño. “A mi todos me ganaban jugando con el trompo,  con las bolas, el matagente, sin embargo desde muy niño yo leía hasta las 2 o 3 de la mañana. No era antisocial. Me gustaba jugar ampay y me gustaba que me encontrara una vecina. Nunca fui un mataperro”, refiere.

José Augusto Vargas sostiene que su metro 53 centímetros le ha servido de mucho en los últimos 15 años. “Nunca me sentí disminuido lo utilizo muy bien. Bedoya usa su nariz, Armando Villanueva su pie, yo uso mi estatura”. Su primera enamorada era un poco más alta que él y no tenía dificultad. Solo la tuvo cuando una de sus enamoradas era mucho más alta que él. “Tenía una que era alta y solo podría besarla cuando ella estaba sentada y yo parado. Uno se acomoda, el amor supera eso. Yo he subido arboles muy grandes”, dice orgulloso.

Solo practicó el karate, señala que de repente inconcientemente para defenderme. Del fútbol señala que si puede soportar ver un partido. “La primera vez que CNI estuvo en la profesional iba a todos los partidos al viejo Max, no soy un apasionado del fútbol, es más, estoy decepcionado, no del futbol, sino de los futbolistas”.

Disfruto estar con mi hijo    

Vargas Fernández es un padre querendón. Asegura que disfruta de los más mínimos espacios de tiempo para estar con su familia. “Me gusta estar cerca a mi hijo. El mayor placer es estar junto a mi hijo. Es lo que me reconforta. Ya me pasó en estatura y es cinturón negro en karate. Me gustaría lo que él quiere ser. Lo que tenga que ser que sea, pero que trate de ser el mejor. Le preguntamos si su hijo le ha pedido alguna vez que se aleje de la política y nos responde que como no puede pedirle a su hijo que cambie una vocación, su hijo no le puede pedir que deje la política. “A los11 años le consulté sobre el tema de la unión civil, me dijo que estaba totalmente de acuerdo con ello”.

En cinco años se ve más maduro en el Congreso o donde sea. “Trato de mejorar cada día. Ser mejor ser humano de lo que soy ahora y cada día que pasa quiero ser mejor ser humano de lo que soy. He cambiando mucho. No cambiar significaría enquistarse en el pasado. Creo que soy mucho más tolerante. Tuve mi edad de piedra. Yo acepto críticas y llego a consensos. Pero la vena de rebelde, de respondón no la pierdo nunca, lo seguiré siendo”.   

Me metía mis borracheras

Como todo joven universitario se metió una y mil borracheras. Recuerda al trago sanmarquino con mucha añoranza. “Yo estudié en San Marcos, me llegaba mi pensión 100 soles mensuales y me tenia que durar para pagar los pasajes, levar a la enamorad a pasear y para tomar un trago. La ultima semana del mes a la salida de San Marcos habían bares, el sanmarquino era una botella de cienfuegos que lo tomabas con guaraná y limón, y bailábamos. Cuando salí de la universidad dejé de tomar. Una razón era por salud y porque era una enorme perdida de tiempo. El día de la borrachera dejaba de hacer varias cosas y al día siguiente con la resaca perdía un día más. Además cuando se está mareado uno hace cosas que no lo haría de sano que  le compromete a uno”.

Sin embargo asegura que si se toma una copa de vino o unas cervezas, pero de preferencia con damas. Considera que el inchicapi es insuperable y un guiso de motelo con yuca es extraordinario. “Yo soy de Dos de Mayo y es legitimo comer motelo lo cazas para comer no para comercializarlo”.

(Visited 220 times, 1 visits today)

6 Comentarios

  1. Que bien que el Chato, recitaba poesias, se trompeaba y sudaba su mano. Llego a Congresista y lo primero que hizo es darle de trompadas al Hospital Regional de Iquitos, al no querer pagar una deuda contraida por la intervención y atención hospitalaria a su mamá.
    Tamaño tramposon el chatón

  2. A QUIÉN LE GANASTES, SI POR LA REGIÓN LORETO, NO HICIERÓN NADA, SÓLO SU ENTORNO DE APRISTA SOLO SE BENEFICIO.

  3. Para “Francotirador”

    Como todo sacha comunista y animal humalista no tienes ni idea de lo que hablas. Pobres criaturas como tú que engendró la errada naturaleza, que no se expresan con el cerebro sino con la parte más baja de la anatomía humana, donde la espalda pierde su nombre; de ahí tu saliste. Es increíble que ante un relato tan personal e intimista como el que da Vargas a la revista, en el cual deja por un momento la política y abre su corazón, existan seres -de alguna forma hay que llamarlos- como tú que con la más absoluta ruindad quieren enturbiar algo que le da a nuestra sucia política regional una brisa de aire fresco en el que un hombre se describe tal como es. Ese el objetivo de la entrevista y no otro, pero nunca faltan seres como tú que al igual que tus íconos Humala, Chavez, Castro, Gadaffi, Kim Jong Il y cuanto tirano y genocida existe en el planeta, se complace en destruir todo lo que signifique libertad, sea un relato personal de vida como el de Augusto Vargas o la frescura de una niña de Benghazi asesinada por la aviación de Gadaffi, o la esperanza de un disidente cubano muerto en huelga de hambre. Eso incita al monstruo atávico que vive en ti y en los de tu clase. Realmente das lástima y la gente que te ha leído sólo habrá pensado en la belleza de los recuerdos de Vargas en su tierra natal y no por supuesto en tus breves y enfermas palabras. Ojalá que tú y tus camaradas dejen sus delirios de poder y se integren a un mundo más armónico y fuera de los resentimientos que caracterizan a tus ídolos megalómanos, como Humala que con su disfraz de oveja quiere engañar a algunos pero que como el lobo está a la espera de que si llega al pode -es un decir, porque eso es imposible- acabar con nuestras libertades y nuestra dignidad humana como lo hace su mentor Chávez en Venezuela que por unas migajas tiene comprada a una pobre e ignoirante pobla ción, mientras que él -“el honesto”- como también se llama a sí mismo Humala, ha acunulado una fortuna de más de 6,000 millones de dólares que los tiene en cuentas de diversos bancos del extranjero. Esa es la honestidad de los sacha comunistas: llegar al poder para enriquecerse mientra distraen al pueblo con sus migajas. Pero por suerte en nuestro país eso no va a pasar porque existen hombres capaces, preparados, con experiencia y sin complejos, traumas ni resentimientos como Vargas que no lo permitiran. Por eso los loretanos inteligentes y conscientes ya le han dado su confianza para este 10 de abril.

  4. Cuando lo vi en San Marcos el era estudiante de derecho y yo de economia.
    Siempre se corria de los debates, porque sus oponentes lo hacian añicos. Y daba pena verlo andar con cuatro gatos apristas de su facultad.
    Nunca tuvo presencia en la arena politica de San Marcos. El oportunismo lo lanzo a la politica y la soboneria lo acercó a su actual jefe Alan Babá.

  5. Compañero vargas eres lo maximo te rcuerdo siempre aunque ahora estando lejos te deseo todo los exitos del mundo..te lo mereces desde Santiago de chile.te envio todas las enrgias positivas..NARDI PAREDES..espero se recuerde de mi..Te estimo mucho…xaito…que Dios te bendigue..

  6. YA VEN HASTA POR TARADOS VOTAMOS, “YO RECITABA LAS POESIAS”, NO EL RECITABA LAS CANCIONES, HASTA PARA EXPRESARSE SE NOTA SU IDIOTA PERDON DIGO SU IDEOTA, MIRA EL CHATO YA FUE, PONE DE ALMA PARA GANAR PERO SERIA ESTUPIDO QUE LE DIERAMOS NUESTRO VOTO.

Comments are closed.